DIA se retira de China y apuesta a recuperar valor de mercado

Edición Impresa

Su plan de reestructuración sigue en marcha después de cerrar el primer semestre con una caída del 10,3% en las ventas, influenciada en parte por la devaluación en Argentina y Brasil.

La cadena de supermercados de origen español DIA anunció la venta de su filial china y dentro de su plan global de reestructuración ahora apuesta a recuperar el valor perdido durante las últimas semanas en la Bolsa española.

La venta de sus operaciones en el país asiático fue anunciada a sus inversores en abril pero se terminó de concretar efectivamente la semana pasada y si bien no significa un ingreso fresco de divisas para la firma, consiguió una jornada de recuperación en el valor de sus acciones en el panel Ibex. En este contexto DIA señaló en un comunicado que el importe de la operación "no es material", y confirmó que la cadena estaba también inmersa en "negociaciones relativas a posibles acuerdos de colaboración comercial con el grupo Suning que, en su caso, serán debidamente comunicados".

Lo cierto es que la semana pasado fue de altibajos para los títulos de la cadena de supermercados, el viernes consiguió una suba del 1,34% para cotizar a poco más de 2 euros pero todavía se encuentra en valores mínimos históricos ya que un año estaba en más de 5 euros.

Otro punto a tener en cuenta es que recientemente el Norges Bank elevó su presencia en el capital de la empresa, del 4,55% hasta el 5,37%, y aumentó también el porcentaje del capital que presta a los inversores bajistas.

"En lo que va del año, DIA continúa siendo el peor valor del Ibex, con caídas acumuladas superiores al 50%. La empresa pasó de ser una de las empresas más recomendadas del Ibex, con un modelo de negocio muy bien valorado y un potencial muy destacable, a convertirse en una compañía que gana casi un 90% menos, con un modelo de negocio que ya no convence y cuyo interés para el inversor parece basarse solo en la posibilidad de que le lancen una opa", detallan los analistas del sector.

Mientras tanto la compañía avanza en su plan de reestructuración global para recuperar la confianza de los inversores. Recientemente informó que en el primer semestre del año sus ganancias cayeron 88,8%, hasta ubicarse en apenas 6 millones de euros desde los 54 millones que había registrado en el mismo periodo de 2017.

Además as sus ventas netas descendieron un 10,3% derivado entre otros factores del efecto del tipo de cambio, explicado por "la depreciación del 34,1% del peso argentino y el 16,8% del real brasileño durante el periodo".

Dejá tu comentario