18 de agosto 2014 - 00:42

Dólar devaluado: perdió 67% frente a la inflación

EN SIETE MESES EL TIPO DE CAMBIO OFICIAL APENAS SE MANTIENE 10 PUNTOS POR SOBRE EL ÍNDICE DE PRECIOS MINORISTA DEL INDEC

Dólar devaluado: perdió 67% frente a la inflación
El tipo de cambio oficial acumula en lo que va del año una suba del 26,6% mientras el dólar informal subió casi un 30%. El viernes el INDEC difundió el dato de inflación de julio, que alcanzó el 1,4%; para los privados, según el relevamiento de un grupo de diputados opositores, fue del 2,47%. De esta manera, de acuerdo con las estadísticas oficiales, el aumento de los precios internos acumula en lo que va del año un 16,7% mientras que para los sondeos privados es de un 39,7% (ver nota aparte).

De modo que la devaluación competitiva, según el argot kirchnerista, de principios de año de más del 20%, ya perdió aproximadamente en el caso del indice de precios minorista oficial (IPCNu) más del 60% y apenas salva menos de 10 puntos porcentuales en siete meses. El deterioro es mayor si se toma en cuenta la inflación mayorista que acumula un 20,5%, de modo que ya se fagocitó más del 77% y sólo preserva 6 puntos. Aunque frente al aumento de los costos de la construcción el panorama es peor ya que el dólar oficial apenas los supera en solo 2,1 puntos tras la devaluación de enero pasado.

Claro que si se toma en cuenta la inflación proyectada por el relevamiento de las consultoras privadas, el impacto competitivo de la devaluación hace rato que se esfumó, dado que el dólar oficial ya quedó más de 13 puntos por debajo de los precios minoristas, según la inflación Congreso.

Esto sin duda convalida algunos silenciosos reclamos del sector industrial, en particular, el vinculado al comercio exterior por mejorar la "competitividad" del tipo de cambio oficial, mientras la estrategia del Banco Central parece estar orientada más a atemperar el impacto inflacionario de la emisión monetaria para asistir al fisco. Para el Palacio de Hacienda este panorama implica más presión sobre la tradicional táctica de las microdevaluaciones (crawling peg) en un semestre donde las exportaciones manufactureras deberían mostrar alguna mejora (ya que las agropecuarias se estancan) si el objetivo es reactivar el aparato manufacturero. Aunque también entra a terciar la demanda proveniente de los importadores brasileños para esperar un repunte de las ventas externas industriales.

En lo que va del año la emisión de dinero que quedó en los bolsillos del público suma $ 12.471 millones gracias al accionar contractivo del BCRA a cargo de Juan Carlos Fábrega que vía Letras y Notas absorbió ya casi $ 72.000 millones. Es que entre la compra de dólares y la asistencia financiera al Tesoro, el ente monetario debió emitir más de $ 87.000 millones en este período. Teniendo en cuenta que se estima que aún necesitará emitir más de $ 100.000 millones para lo que resta de la segunda parte del año la presión sobre el devenir del dólar oficial se intensificará, todo ello en un contexto recesivo con una inflación de más de 1% mensual.

Desde el punto de vista de la demanda privada de dólares, cuando se implementó la devaluación en enero la brecha cambiaria era del 55,3% y ahora se ubica en un 53,2%. O sea que no se ha modificado sustancialmente este contexto. Pero no debe soslayarse que una brecha de más del 50% no deja de alentar las viejas prácticas de subfacturación de exportaciones y la sobrefacturación de importaciones. Para la demanda de dólares con fines turísticos el tipo de cambio informal impone cierto freno aunque el drenaje sigue a cuentagotas. Mayor interés despierta la brecha entre quienes buscan refugio en el dólar para sus ahorros dado que el diferencial se achica a un 33%.

Dejá tu comentario