Dura represión chavista a una marcha opositora en Venezuela

Edición Impresa

Las fuerzas de seguridad impidieron el acceso a la Asamblea Nacional, donde se pretendía votar la destitución de jueces de Tribunal Supremo.

Caracas - Al menos nueve personas resultaron heridas, entre ellas una por arma de fuego, durante la marcha opositora que pretendió ayer llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional (AN) en Caracas.

Así lo informó Ramón Muchacho, alcalde del municipio metropolitano de Chacao, tras precisar que "ocho de los lesionados registraron politraumatismo y uno, una herida de bala en el muslo derecho; están fuera de peligro".

La marcha antichavista en apoyo a la Asamblea Nacional (AN) fue reprimida con gases lacrimógenos, balas de goma y chorros de agua por efectivos de seguridad.

Los opositores, encabezados por los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se concentraron en Caracas con la intención de movilizarse hasta el parlamento para protestar contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por los fallos que despojaron de sus competencias al legislativo y a los diputados de su inmunidad.

Pese a que las sentencias fueron revertidas, la oposición llamó a sus seguidores a salir a las calles para respaldar el proceso de destitución de los magistrados que preveía comenzar ayer en la AN. El cuerpo sigue en desacato según el TSJ, por lo que este no considera válidas sus actuaciones.

Sin embargo en la avenida Libertador, uno de los puntos de concentración, los adversarios del presidente Nicolás Maduro no pudieron avanzar ante el numeroso cordón de efectivos que obstaculizaron incluso con unidades antimotines los accesos hacia la sede del legislativo en el centro de esta ciudad.

En la intensa batalla campal, los uniformados lanzaron gases lacrimógenos, chorros de agua y balas de goma mientras que los opositores respondieron con piedras y palos, incluso algunos se enfrentaron a golpes y hasta arrebataron escudos de protección.

En el enfrentamiento varios ciudadanos y diputados resultaron afectados por la acción de los gases y las balas de goma.

Julio Borges, jefe del parlamento, Henrique Capriles y Lilian Tintori, esposa del encarcelado líder Leopoldo López, fueron algunos de los afectados por el gas pimienta que, aseguran, les arrojaron a sus rostros.

Tras la refriega, los antichavistas se desplazaron hacia la autopista Francisco Fajardo, principal arteria vial de la capital, para continuar con la marcha pero fueron atacados por presuntos miembros de grupos chavistas, quienes a bordo de motocicletas dispararon contra la multitud.

Henrique Capriles denunció que los disparos fueron propinados por "los grupos paramilitares" del Gobierno. "Pasaron unas motos claramente identificados los grupos paramilitares, dispararon y me dicen que hay un joven herido", denunció.

El opositor advirtió que las protestas seguirán hasta que se restablezca el orden constitucional, se devuelvan las competencias al parlamento, se abra un canal humanitario para recibir medicinas y comida, y se logre la liberación de los llamados presos políticos.

"Lo que hicieron fue borrar dos líneas de la sentencia. El golpe de Estado sigue y debemos luchar para conseguir una Venezuela libre", expresó. En tanto, miles de chavistas respondieron con otra manifestación, cuyo lema fue la denuncia de Maduro de que en la Organización de Estados Americanos (OEA) hubo un "golpe de Estado", durante una sesión el lunes que declaró que en su país hay una "grave alteración" de la democracia.

Agencias ANSA, AFP y EFE

Dejá tu comentario