Durán Barba: analiza Servini datos SIDE

Edición Impresa

La Justicia analiza indicios acercados por la SIDE sobre una posible campaña sucia en contra del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, a cargo de empresas ligadas al consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, asesor de Mauricio Macri. Los elementos fueron acercados a la jueza electoral María Servini de Cubría, que analiza la chance de abrir el abanico de acusaciones contra el asesor a eventuales delitos penales.

Servini se abocará en los próximos días a delimitar el objeto procesal, es decir el eje de las acusaciones contra Durán Barba, a quien citó para declaración indagatoria el 5 de diciembre próximo, y respecto de José Guillermo Garat (convocado para el 6) y Rodrigo Lugones (deberá presentarse el 7). La causa se inició a instancias de una denuncia del excandidato a jefe de Gobierno porteño Daniel Filmus, que presentó testimonios de una supuesta campaña sucia en su contra.

Los nuevos indicios incorporados al expediente fueron remitidos a la magistrada por la Secretaría de Inteligencia (SIDE). Entre ellos se destaca la presunta preparación para sondeo telefónico, similar al organizado en contra de Filmus, relacionado con Scioli.

Consultas

En archivos con el formato «power point» fueron halladas consultas a los eventuales encuestados en las que se les sugería que el actual gobernador habría tenido responsabilidad en la quiebra de Casa Scioli, la firma de electrodomésticos de su familia, y en las que se mencionaba la hija extramatrimonial que el propio funcionario reconoció años atrás. Incluso había menciones a supuestas irregularidades en las competencias de motonáutica mediante las cuales saltó a la fama.

Tanto la jueza como el fiscal de la causa, Jorge Di Lello, coinciden en suponer que la investigación puede ampliarse más allá de las posibles irregularidades de índole electoral denunciados por Filmus. En esa línea, los investigadores buscarán establecer si hubo tareas de espionaje por parte de las compañías Connectic y Tag Continental, relacionadas con Garat y Lugones, respecto de la Comuna 12 de la Capital Federal y del partido bonaerense de Vicente López. En ambos casos se sospecha que las compañías relacionadas con Durán Barba tenían el encargo de establecer una suerte de mapa ideológico de los vecinos.

En caso de que Servini de Cubría resuelva que hay sospechas de un delito de esas características, y con penas mayores a las previstas por una posible campaña sucia, enviará a sorteo las pruebas y el expediente quedará en manos de otro magistrado del fuero federal.

El expediente arrancó cuando Filmus, poco antes de las elecciones en la ciudad, denunció la existencia de un supuesto sondeo telefónico en el que se ligaba a su padre, Salomón, con el exapoderado de Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender. Existen testimonios periodísticos de esa relación que no son causal de delito alguno.

En un principio, Di Lello sostuvo que la causa debía ser remitida al fuero electoral de la Capital Federal, pero la acumulación de nuevas pruebas enviadas por la SIDE hizo que los funcionarios judiciales dieran por hecho que el sumario terminará por dar pie a más investigaciones dentro del mismo fuero federal.

Dejá tu comentario