Economistas creen que no habrá tarjeta roja

Edición Impresa

Economistas consultados por este diario destacaron que la decisión del Fondo Monetario fue «benigna» en función de lo esperado y que difícilmente se llegue al extremo de una expulsión al país.

Miguel Kiguel

(Econviews)

Es una mala noticia más con impacto reputacional. No van a expulsar al país del Fondo. Lo que más me preocupa son las posibles medidas que pueda llegar a tomar el Gobierno, un mayor aislamiento u ostracismo. Pero no creo que se llegue a instancias extremas.

Rodrigo Álvarez

(Analytica)

La respuesta del Fondo fue un poco más «light» de lo que esperábamos, por lo que se escuchó en los últimos días. Aunque reconocen la necesidad de adecuar las mediciones de inflación y PBI, no hay un compromiso del organismo con el sinceramiento de las estadísticas. Si no, se hubiera tomado otra medida. Hay un reconocimiento de que los índices no son confiables, pero no hay un correlato en las medidas que se toman para que se ajusten.

El Gobierno tiene la posibilidad de sincerar las estadísticas cuando difunda el año próximo el índice nacional en el que está trabajando. No creo que presente grandes discrepancias con el actual índice de precios, aunque podría estar más cerca de la inflación que calculan las consultoras.

Nadín Argañaraz

(IARAF)

El hecho de que el Fondo haya demorado la difusión de su opinión sobre la Argentina marca ya que no está profundamente interesado en jugar fuerte con nuestro país. Es una actitud prudente del FMI porque desde que la Argentina pagó la deuda a ese organismo, el vínculo monetario se cortó. Aquel pago fue el principio de la postura que tomó el país y abre todavía una visión más general sobre cómo ve el Gobierno la intromisión del

organismo en los temas nacionales. Hace unos meses parecía que había una intención de la Argentina, impulsada por el FMI, de generar el nuevo índice nacional. Pero ahora da la impresión de que el Fondo no quiere generar presión sobre el país. No hay un impacto fuerte en cuanto a lo que cambia en la relación con el FMI, pero sí podría haber un impacto indirecto en la resolución de la deuda con el Club de París, donde puede generar ruido.

Dejá tu comentario