EE.UU. inició las deportaciones de niños

Edición Impresa

Washington - Estados Unidos deportó ayer a 120 personas, en su mayoría niños centroamericanos de los 57.000 menores que llegaron ilegalmente a su territorio desde de octubre pasado.

"Un avión partió con 120 personas, 40 de Honduras, 40 de El Salvador y 40 de Guatemala", dijo el portavoz del Programa de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Héctor Espinal, mientras recibían a los hondureños deportados en la ciudad de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa.

A Honduras arribaron 18 madres acompañadas de 22 niños, el menor de 18 meses.

Desde octubre del año pasado, por lo menos 57.000 niños y menores de edad sin compañía de adultos, en su mayoría provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron interceptados en Estados Unidos después de ingresar clandestinamente a ese país.

La crisis por los masivos ingresos de niños sin acompañantes al territorio estadounidense fue tratada por el papa Francisco en una misiva que envió a un seminario en México donde se abordaba esa temática.

"Cruzan la frontera con los Estados Unidos en condiciones extremas y persiguiendo una esperanza que la mayor parte de las veces resulta vana", recalcó en la carta fechada el 11 de julio. El Sumo Pontífice reclamó la "atención de la comunidad internacional ante este desafío" y medidas de los países involucrados.

En tanto, dos congresistas de Texas, uno republicano y otro demócrata, presentarán hoy un proyecto de ley bipartidista para acelerar las deportaciones de niños, desoyendo los pedidos de organizaciones civiles proinmigrantes.

Contramedida

El congresista demócrata Henry Cuellar y el republicano John Cornyn quieren modificar la llamada ley William Wilberforce de Reautorización para la Protección de Víctimas del Tráfico de Personas (TVPRA, en sus siglas en inglés) de 2008, que impide la deportación acelerada de niños migrantes indocumentados originarios de países no fronterizos con Estados Unidos.

El Gobierno estadounidense puede deportar inmediatamente a niños indocumentados mexicanos o canadienses, ya que ambos países comparten frontera con Estados Unidos. Por ello, los legisladores propondrán que los menores centroamericanos sean tratados igual que los mexicanos actualmente, de modo que puedan acelerarse sus procesos de expulsión.

Agencias ANSA, AFP y EFE

Dejá tu comentario