El desempleo pega fuerte en el Conurbano

Edición Impresa

La zona más poblada de la Provincia registró un 2,8 por ciento arriba de la media nacional de desocupación que dio a conocer el INDEC. Las zonas y menos afectadas del país, el efecto Vaca Muerta y lo que viene.

Miguel Ángel tiene 27 y desde hace 6 meses forma parte de Uber. Dice que el apellido no lo da porque asegura que no tiene en claro si lo que hace es legal. Es más, ni siquiera entiende si forma parte del 9,6 por ciento de desempleados que arrojó la semana pasada un informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) a nivel nacional. "Estoy laburando arriba de un auto porque me echaron del lugar donde trabajé los últimos cuatros y no me pagaron la indemnización. Yo con esto junto la plata que necesito pero no me siento parte del sistema laboral". El caso es que hoy, el hombre que en enero perdió su trabajo en una tienda de indumentaria deportiva de Tigre, maneja cerca de 14 horas para poder terminar de pagar el auto que compró para poder salir a buscar comida. Una situación por la que pasan miles de argentinos y que hoy está en alza.

Según el organismo, poco más de 1.200.000 de personas que habitan en los 31 aglomerados urbanos relevados de todo el país están desempleadas, unas 150 mil más que hace un año. Una suba del 2,4 por ciento con respecto al mismo periodo del calendario pasado. La más alta de los últimos 12 años.

Si los datos se proyectan a toda la población urbana, los desempleados llegan a 1.850.000. A su vez, los subocupados se incrementaron de 11 a 11,2 por ciento y ya suman 1.447.000, llegando a 2.100.000 a nivel nacional. Esto significa que casi 4 millones de personas tienen problemas de empleo.

En la región Pampeana el desempleo se mantiene cerca de la media nacional y llega al 8,8 por ciento; el Noroeste se ubica en tercer lugar con el 7,6 por ciento; en el Noreste, la desocupación trepó al 4,1 por ciento, pero se mantiene en menos de la mitad del rango general; en la región de Cuyo el número refleja un 4,9 por ciento en doce meses; mientras que en la Patagonia se muestra como la única excepción a la regla al pasar de 6,5 a 5,9 por ciento, sin embargo Trelew aumentó de 9,9 a 11,7 por ciento y en Río Gallegos de 4,3 a 6,2 por ciento.

Los más afectados

¿Pero qué sucede en el Conurbano? La situación empeora a la hora de graficar la situación de los diferentes cordones que bordean la Capital Federal donde la desocupación alcanza la cifra de 12,4%, casi tres puntos por encima del nivel nacional. La desocupación afecta a unos 750.000 habitantes, mientras que el total de bonaerenses con problemas de empleo supera los 2,5 millones. La población de bonaerenses más afectada por el aumento del desempleo son las mujeres menores de 29 años con un 24,6 por ciento, mientras que la misma franja etaria en varones asciende al 22 por ciento.

El Gran Buenos Aires (GBA) también está arriba de la media y marca un 11,3 en el termómetro más caliente del ámbito social, mientras que la tasa de empleo bajó de 42,2% (en el cierre de 2017) a 41,3% en los primeros tres meses de 2018. Los números en rojo también se registraron en otros cordones urbanos bonaerenses de magnitud como el Gran La Plata, donde el porcentaje de desocupados subió de 5,9 a 7,8% en la interanual. Aquí, la tasa de empleo se precipitó en más de tres puntos y medio: de 44,9% a 41,3%.

Más profundo fue el impacto en Bahía Blanca, donde la desocupación se disparó del 7,1% reflejado al cierre del año pasado al 9,8% en los primeros tres meses de este año. Pasando a los dos conglomerados minoritarios que analiza el INDEC relativos a la provincia de Buenos Aires, el que no registra modificaciones considerables es el del norte donde la tasa de desocupación permanece en 6,5. En tanto, el cordón urbano que Carmen de Patagones comparte con Viedma (Río Negro) mantuvo la misma tasa de empleo con respecto a la última medición (40,6%), mientras que la desocupación se ubica en la cifra más baja de los relevados con un 2,4%. En lo que refiere a la tasa de subocupación, en el conurbano se posa en 10,6%, en el Gran La Plata en 10,1% y en Mar del Plata, en 11,9%.

Excepciones

En los datos difundidos por el INDEC, la tasa de desocupación más baja de todo el país en la de La Rioja que registró un desempleo del 2,3% en comparación con igual período de 2017. Este 2,3% contrasta con la media nacional ubicado en 9,6%. Es decir, que la provincia tiene un índice de desocupación que está 7 puntos por debajo del promedio a nivel país. Estas cifras difundidas por el organismo estadístico fueron desmentidas por el gobierno provincial, desde donde se asegura que el desempleo creció en la provincia.

Entre los distritos con menor desocupación se ubicaron, después de La Rioja: Posadas con un 2,5%, Santiago del Estero-La Banda con 3,4%, San Luis con 3,3%, Formosa con 3,6% y Comodoro Rivadavia-Rada Tilly, con 3,7%.

La vaca atada

Las famosas inversiones de Vaca Muerta arrojaron un resultado concreto y la desocupación en el conglomerado Neuquén-Plottier siguió su camino de descenso durante el segundo trimestres del año y alcanzó el 4,2 por ciento. Durante el primer trimestre, la estadística indicaba que el 5,5 por ciento de la población estaba sin trabajo. Al respecto, el gobernador Omar Gutiérrez aseguró que "estos números nos tienen que incentivar, dar más ánimo, más fuerza y más ímpetu porque tenemos mucho por mejorar. El desvelo del gobierno de la provincia es lograr más y mejores puestos de trabajo. Vaca Muerta representa un faro de crecimiento, porque nos proyecta sobre todos los otros rubros de desarrollo y crecimiento".

Lo que viene

"Estamos realmente preocupados en este tema", aseguró hace unos días Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo. Y no parecen faltarle razones. "La mejor comparación que se puede hacer siempre es sobre la información del año anterior, aunque el dato también genera inquietud porque hay desempleo. Vamos a tener un arrastre negativo de estos trimestres de caída", concluyó.

En otros palabras, la última gran devaluación traerá consecuencias que afectarán a las pymes y que dejará en evidencia una crisis que parece no tener fondo. Lejos queda aquella frase del presidente Mauricio Macri en la que aseguró que logró "bajar la pobreza y crear cientos de miles de puestos de trabajo". El INDEC, aquel organismo dirigido por Guillermo Moreno, que tantas complicaciones le trajo al kirchnerismo, es también hoy la prueba fehaciente de que todavía resta por exhibir la peor parte de una foto en la que tormenta ya se volvió huracán.

Dejá tu comentario