El gasto público sube, pero menos: “sólo” un 29% en abril

Edición Impresa

El superávit primario de abril llegó a $ 1.882,2 millones, un 123,2% más que en igual mes del año pasado, según informó ayer el ministro de Economía, Amado Boudou. La fuerte suba del resultado fiscal se debió a una leve disminución en el ritmo de incremento del gasto público y a transferencias corrientes que recibió el Estado nacional por $ 816,1 millones.

Las cifras fueron difundidas ayer en conferencia de prensa por Boudou el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa; y el subsecretario de Presupuesto, Raúl Rigo. «Estas cifras reflejan el retorno de la Argentina, una vez superada la crisis, a la senda de crecimiento económico, y el fortalecimiento de sus pilares como son las cuentas del Estado y la balanza comercial», resaltó ayer Boudou.

La suba de abril constituye el segundo aumento del año, ya que tanto en enero como en febrero había disminuido el superávit en la comparación interanual. Con el resultado difundido ayer, en el primer cuatrimestre se alcanzó un ahorro primario de $ 5.344,7 millones.

Pese al fuerte incremento en abril del superávit primario, el resultado fiscal (esto es, teniendo en cuenta los intereses y las amortizaciones de la deuda) es deficitario. El déficit por $ 1.016,5 millones es, de todas formas, un 40% menor que en igual mes de 2009, cuando el rojo llegó a $ 1.715,1 millones.

En ese sentido, Boudou informó que, en los primeros cuatro meses del año, el Gobierno pagó deuda por u$s 1.800 millones, de los cuales u$s 700 millones fueron a saldar pagos con organismos internacionales de crédito y el resto a deudores privados. El déficit financiero alcanzó en los primeros cuatro meses del año $ 2.085 millones. Hubiera sido mayor si no se hubieran utilizado reservas del Banco Central para el pago de la deuda.

Para llegar al superávit primario de abril, los ingresos subieron un 33%, a $ 24.495,5 millones, y el gasto primario lo hizo en un 29,3%, a $ 22.608,6 millones. No obstante, dentro de lo que entró a las arcas fiscales se contabilizaron $ 816,1 millones que recibió el Estado por transferencias corrientes, provenientes de utilidades del Banco Central.

Con respecto al gasto primario, desde Economía resaltaron los aumentos en prestaciones de la seguridad social, debido a la mayor cantidad de beneficiarios y por la movilidad de haberes. También subieron las transferencias corrientes al sector privado, por el aumento de las coberturas asistenciales administradas por el PAMI, por los incrementos en las asignaciones familiares, la incorporación de la asignación universal por hijo y por las compensaciones a productores agropecuarios, a usuarios del suministro de energía eléctrica y del transporte automotor.

Dentro de los gastos de capital sobresalen los de inversión real directa, principalmente en la terminación de Atucha II y las inversiones a cargo de la empresa AYSA; y transferencias de capital, en particular, las destinadas a la realización de viviendas, infraestructura vial en zonas urbanas y periurbanas efectuados por el Fondo Fiduciario de Infraestructura del Transporte.

Dejá tu comentario