El Gobierno de Lasso se hunde en Ecuador entre los narcos y las protestas

Edición Impresa

Los carteles de las drogas mexicanos y colombianos han penetrado en el país y disparado la tasa de homicidios. El presidente conservador aumentó el precio de los combustibles y enfrenta una creciente contestación social.

Quito - El narcotráfico envalentonado, cientos de muertos en las cárceles y un Gobierno acosado por un escándalo y por el malestar de una población empobrecida por la pandemia: Ecuador vuelve a mirar al abismo de la inestabilidad.

La criminalidad, en buena parte ligada a las drogas y que ha dejado casi 1.900 fallecidos en el año, se cobró el viernes la vida del atleta Álex Quiñónez, uno de los mejores velocistas del mundo y quien fue asesinado a balazos.

Los nubarrones se juntan sobre este país de 17,7 millones de habitantes, que tuvo siete presidentes entre 1997 y 2005 y donde este año ocurrió de las peores masacres carcelarias en la historia de Latinoamérica.

Con cinco meses en el poder, el conservador Guillermo Lasso enfrenta además una investigación en el Congreso, donde no tiene mayoría, por los “Pandora Papers”, que revelaron cómo presuntamente ocultó activos en paraísos fiscales.

Ubicado entre Colombia y Perú, los principales productores mundiales de cocaína, el narcotráfico estalló en las narices de un Ecuador que fue un remanso de paz durante los conflictos armados en sus vecinos. Lasso declaró el estado de excepción por 60 días para sacar a los militares a las calles en apoyo a la Policía, sin restringir por el momento las libertades civiles.

Derrame

Una guerra por las rentas de la droga enfrenta a bandas al servicio de carteles de México y Colombia. “La soberanía nacional está amenazada por el narcotráfico”, dijo el mandatario.

La tasa de homicidios pasó de 7,8% por cada 100.000 habitantes en 2020 a 10,6% entre enero y octubre de 2021.

La nación “está entre los corredores que conducen a los países de mayor consumo de droga como es el caso de los Estados Unidos, por la cuenca del Pacífico, y de Brasil, por la cuenca del río Amazonas”, señaló el experto en seguridad Fernando Carrión, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Los narcos tienen sus ojos puestos en Ecuador por sus fronteras permeables, su economía dolarizada e importantes puertos marítimos para la exportación. Un tercio de la cocaína colombiana ingresa al país, donde apenas “el 40% de lo que se mueve en términos de flujo monetario está bancarizado”, indicó Fredy Rivera, director de la Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad URVIO.

Cruentos choques armados entre presos de bandas, vinculadas a carteles como los mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, dejan unos 240 muertos en lo que va del año.

En septiembre, 119 reclusos de una prisión de Guayaquil murieron en una de las peores masacres penitenciarias en Latinoamérica.

Lasso desplegó tropas militares hacia las cárceles, con capacidad para 30.000 personas y con una superpoblación de 30%.

Y las dos principales organizaciones criminales de Ecuador suman unos 20.000 miembros.

Ecuador carece de “una respuesta contundente frente a un problema mayor, que es la penetración del crimen organizado transnacional”, anotó Daniel Pontón, decano de la Escuela de Seguridad y Defensa del Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN).

Inquietud

Lasso, de 65 años, también enardeció los ánimos de indígenas, obreros y estudiantes al incrementar el viernes hasta en 12% los combustibles, con lo que el galón de gasoil pasó a 1,90 dólares frente al dólar que costaba hace un año.

Esos sectores marcharán mañana en Quito para exigir un congelamiento de los precios anteriores tras alzas mensuales desde 2020.

“En vez de bajar las tensiones, esto esta provocando tremendamente la molestia, el descontento de los trabajadores y el pueblo”, manifestó el dirigente sindical Ángel Sánchez.

En la protesta estará la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que participó en revueltas que derrocaron a tres mandatarios entre 1997 y 2005 y que lideró las manifestaciones de 2019 contra la eliminación de subsidios a los combustibles.

Agencia AFP

Dejá tu comentario