El Gobierno libera dólares para petroleras, alienta el GNL y habla de “una oportunidad única”

Edición Impresa

Las firmas dispondrán del 30% de la producción incremental de gas y el 20% de la de crudo. Buscan avanzar en la construcción de una planta de licuefacción. La apuesta es por superar la restricción externa.

La energía, y en particular Vaca Muerta, es la gran apuesta del Gobierno para superar la restricción externa, el principal problema estructural de la economía argentina que hoy pone un techo al crecimiento por la escasez de divisas. Con foco en sustituir importaciones a través de un alza en la producción de gas y petróleo y luego dar un salto exportador mediante el desarrollo del Gas Natural Licuado (GNL), Alberto Fernández y Martín Guzmán anunciaron una medida que consideran un nuevo paso en esa dirección: la puesta en marcha una flexibilización del cepo cambiario para las empresas petroleras que inviertan y aumenten su producción.

El Presidente y el ministro de Economía encabezaron ayer un acto en el Museo del Bicentenario junto a funcionarios del Ejecutivo, gobernadores de provincias petroleras, sindicalistas y grandes empresarios del sector. En ese marco, se anunció la creación vía decreto de un Régimen de Acceso a Divisas para Producción Incremental de Hidrocarburos, es decir un esquema que liberará el acceso a dólares, especialmente diseñado para las petroleras que escalen la inversión.

Los funcionarios señalaron que la medida apunta a generar certidumbre e incentivos para fomentar las inversiones y el incremento de la producción del sector en la Argentina. En concreto, las empresas podrán acceder a divisas para girar utilidades y dividendos al exterior, repatriar inversiones y cancelar deudas comerciales o financieras (incluyendo pasivos con empresas vinculadas no residentes) por el equivalente a un 20% de la producción incrementar de crudo y a un 30% de la inyección adicional de gas respecto del volumen obtenido por cada empresa el año pasado.

Además, se obtendrán porcentajes adicionales por la cobertura del mercado interno, la reversión del declino técnico, la producción incremental en pozos de baja productividad, la contratación de empresas locales de servicios especiales y la inversión.

Guzmán afirmó que la iniciativa “apunta a reducir limitantes y cuellos de botella del sector permitiendo que las compañías puedan acceder a las divisas necesarias para garantizar los equipos especiales para obtener producción incremental, para que se pueda contar con elementos que se necesitan para producir más divisas”.

Entre los que celebraron la medida estuvo el dueño del Grupo Techint, Paolo Rocca, quien dijo que “el Presidente fue muy claro al indicar la creación de confianza a largo plazo para poder atraer inversiones privadas de este tipo”. “Me pareció muy positivo considerando el cambio en la circunstancia a nivel mundial debido a la invasión de Rusia sobre Ucrania”, indicó tras el anuncio.

Ese contexto global fue señalado por Alberto Fernández como “una oportunidad única” para el desarrollo del país. En ese sentido, el presidente del Banco Central, quien también habló en el acto, consideró que Argentina tiene la posibilidad de incrementar las exportaciones y superar la restricción externa.

A mediano plazo, la apuesta oficial pasa por posicionar al país como un exportador de GNL hacia Europa y otras partes del mundo, algo que requerirá, además de la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, la construcción de una planta de licuefacción que precisará también de grandes inversiones. Con eso vista, el primer mandatario tuvo como uno de sus objetivos claves durante su última gira por Alemania, Francia y España garantizarse la demanda para esos eventuales envíos de gas licuado por barco.

“Queremos llevar adelante una planta de producción de GNL para poder exportar ese gas teniendo en cuenta la cantidad de gas excedente y con cada líder que hablé en Europa me dijo ‘me anoto’. Tenemos una gran oportunidad en materia energética como país”, dijo ayer Fernández.

Es por eso que les planteó a los empresarios que hay que avanzar con la construcción de la planta de licuefacción “cuanto antes” y les aseguró que el Gobierno enviará un proyecto de ley al Congreso de la Nación para establecer cómo se construirán y cómo funcionarán esas plantas de producción de GNL. En concreto, garantizarle certidumbre al sector.

En base a estas políticas el Gobierno se entusiasma con la posibilidad de aumentar más de 71% la producción de petróleo y más de 30% la de gas durante los próximos cinco años. De acá a 2026, también proyecta obtener hasta u$s18.000 millones de exportaciones adicionales al año y reducir en hasta un 40% los subsidios a la energía eléctrica.

Dejá tu comentario