El karma del regresado, factor generacional y falsos profetas

Edición Impresa

En su tercer ensayo nacional, el régimen de primarias puso otra vez en discusión su utilidad como recurso político, a la que vez que evolucionó porque clausuró, casi absolutamente, la trampa de las colectoras y adhesiones. Queda, todavía un caso testigo en veremos: Gerardo Morales, en Jujuy, aprovechó un atajo y planteó poder ir como candidato a gobernador colgado de varios candidatos. En provincia de Buenos Aires, en particular, la primaria aportó varios pliegues en el tramo municipal. Veamos:

KARMA. El club de los intendentes que eran del FpV y migraron en 2013 (o 2014) hacia el Frente Renovador de Sergio Massa tuvo un domingo perdidoso. Casi como regla general, los regresados pagaron sus zigzagueos: Raúl Othacehé, en Merlo, perdió, por más de 10 puntos, con Gustavo "Tano" Menéndez, con lo que termina su reinado 25 años. Othacehé regresó meses atrás al planeta K y en el pliego de condiciones estaba ir a Primarias con Menéndez, que lo derrotó el domingo. Lo mismo ocuriró con Darío Giustozzi, que fue número dos de Massa en la lista de 2013 y primero amagó con un regreso que no lo ponga como candidato local pero jugó y cayó con Mariano Cascallares, titular del IPS. Dos sciolista, o patrocinados por el sciolismo, venciendo a dos exmassistas. Está en veremos, todavía, lo que pasará en Pilar donde se repitió el duelo: Humberto Zúccaro, el regresado, contra José Molina, funcionario sciolista. Otro que fue y volvió, pero evitó competir, fue Sandro Guzmán, de Escobar, donde quedó como candidato Ariel Sujarchuk, que completó una muy buena elección el domingo. Hubo, claro, excepciones como la de José Eseverri, de Olavarría, y Gabriel Katopodis en San Martín, que ganaron las internas del FpV.

ARRASTRE. A los massistas que se quedaron con Massa tampoco les fue del bien. Joaquín de la Torre, mano derecha del tigrense, cayó contra el FpV por 10 puntos, aunque le queda por delante la general, en la que enfrenta a Franco La Porta, el ganador de la interna K. En la primera también cayó Luis Acuña, por 20 puntos, contra Juan Zabaleta y hasta Jesús Cariglino, que parecía tener alambrado Malvinas Argentinas, cayó por unas décimas contra el FpV, que postuló a Leo Nardini. Carlos Selva dejó un delfín en Mercedes que, atado a Massa y su lista de legisladores, quedó tercero detrás de Cambiemos y el FpV. Gambeteó esa tendencia kármica Luis Andreotti en San Fernando y Julio Zamora en Tigre, por citar los distritos más pesados.

EDADES. Entre los intendentes caídos, algunos que ya quedan fuera de la general y otros que, por ser frentes separados volverán a cruzarse en octubre, hay otros que siempre estuvieron en el armado K y fueron, incluso, filo camporistas, como Mariano West que perdió en Moreno contra Walter Festa y Daniel Di Sabatino, que cayó en San Vicente con Diego Barrale. Los dos quedaron, además, con chances numéricas para buenos resultados en octubre aunque habrá que ver si las heridas de la interna no dañan, luego, sus performances. Los dos son, también, referentes de La Cámpora y salen bien parados de una interna con referentes del peronismo.

PROFETAS. María Eugenia Vidal derrotó a Martín Sabbatella en Morón y su marido, Ramiro Tagliaferro, derrotó al otro Sabbatella, Hernán, en la disputa por la intendencia. Fueron raros los resultados locales: Massa, de hecho, le ganó por apenas 8 mil votos a Scioli en Tigre. Puede decirse lo mismo al revés: Scioli perdió en el distrito donde tiene su quinta, La Ñata. Por su lado, Aníbal Fernández ganó ajustadamente en su pago, Quilmes y Daniel Arroyo, vice de Felipe Solá, quedó tercero en Vicente López. Solá, a su vez, quedó tercero en Rodríguez. Un dato también llamativo: Darío Speranza, candidato a intendente de Florencio Randazzo, en Chivilcoy ganó ajustadamente, por un puñado de votos, al candidato massista.

EXPANSIÓN. El debut de Mauricio Macri como candidato nacional, luego de varios episodios en Capital -2003, 2005, 2007, 2011- hizo que el PRO, en el frente Cambiemos, tenga buenos resultados, no sólo en el plano de gobernador con Vidal, que quedó a algo más de 10 puntos del FpV sino también en los municipios. Diego Valenzuela quedó al acecho de Hugo Curto en Tres de Febrero y Cambiemos, entre los que ganó el macrista Julio Garro, superó a Pablo Bruera en La Plata, que a su vez venció a la camporista Florencia Saintout. Cambiemos ganó, en el plano local, en Mar del Plata, Bahía Blanca, Tandil y Junín -donde quedó tercero el massista Mario Meoni-, entre otros distritos importantes del interior, la base fuerte del pacto PRO-UCR. Individualmente, aunque gana en frente contra frente, Martiniano Molina hizo una elección razonable en Quilmes y Cambiemos, con Néstor Grindetti, quedó segundo en Lanús donde jugó, sin rivales internos, Julián Álvarez y quedó primero.

Pablo Ibáñez

Dejá tu comentario