El mercado continúa con dificultades para despegar

Edición Impresa

Luego de haber alcanzado a fines de enero 2018 máximos históricos superando los 35.000 puntos, el índice Merval está un 13% aproximadamente por debajo de esos valores en 30.900 pero la situación fue aun más crítica, recuerde que en los 25.000 puntos estábamos un 28 por ciento por debajo de los máximos, pero el inversor que mide la performance en dólares es magra aún de 1814 en dólares hasta el mínimo en 670 es un 63 por ciento que duele y mucho. El inicio del camino de la devaluación del dólar en $20 al dólar a $40 explica en gran parte lo sucedido: la moneda vale la mitad y el resto podría atribuirse a efecto recesión que estos escenarios traen.

Las causas, aumento de la tasa de interés en EE.UU., poco ingreso de dólares por la actividad agropecuaria, el problema de la inflación heredada que empezó a blanquearse en 2017, además de algunas desprolijidades en el tema tarifas de electricidad y gas, que afectó a las empresas del sector. Pero el problema se centró en el efecto recesión más devaluación que produce un estrangulamiento en el sector público y que encarece el endeudamiento en dólares en términos de prima de riesgo. Atentos a ello, el gobierno recurre al Fondo Monetario Internacional y es allí donde debe comenzar nuevamente nuestro análisis de cara al futuro.



Como empezamos, ahora el desafío es la inflación y qué hacemos, acciones o dólares, o bonos. La verdad es complicado obtener una respuesta rápida; la inflación irá ajustando los valores en pesos y modificándo los valores libros de las empresas. Pero ello no es suficiente; la mayor inflación compensará los costos y con ello se podrán observar utilidades. Este análisis simplista en realidad sucede, pero en el mediano plazo lo que es relevante es la productividad y la mayor demanda que se obtendría al mejorar el tipo de cambio. En otro orden de cosas, el efecto devaluación ha impactado directamente en la prima de riesgo-país, con lo que la mayoría de los bonos en particular los nominados en dólares tienen una notable rentabilidad.

Veamos desde el aspecto técnico que tenemos, es claro el soporte en 25.000 puntos y de allí se habilitaron tramos de suba con objetivo en 32.000 puntos, aunque esta podría ser un nivel de resistencia interesante ya que parecerían una onda nivel 5 en el modelo Elliott pero el ciclo está sólido. Se observa que el promedio móvil de 9 días ha cortado en forma ascendente la de 50 y de 20, con lo que la tendencia se estaría recuperando rompiéndose el canal bajista; la ruptura es significativa ya que el volumen ha acompañado y la distancia de medias es sustancial y en caso de aumentar el volumen, daría lugar a nuevas ondas impulsivas. No es tema menor la información que nos proporcionan los osciladores clásicos; el estocástico ha perforado en forma ascendente mostrando la solidez del ciclo y el RSI aun no llega al área de venta con lo cual estaría mostrando que la suba puede continuar hasta el objetivo planteado.



El otro tema es la tasa de interés cuya estructura desvela, en que las altas tasas de interés estarían afectando la curva de rendimientos y el costo del dinero. El BCRA intenta desarmar el efecto Lebac y hoy se realizará una nueva licitación de Lebac a los siguientes plazos: 28 días, 63 días, 91 días, donde solamente ofrecerá un máximo de VN$ 150 mil millones, si se supera esa cantidad en la demanda podría haber prorrateo; el viernes se observaba septiembre 59%, octubre: 55% y noviembre% 47%, lo cual es un rendimiento muy alto, pero tengamos en cuenta como lo hemos mencionado que los bonos en dólares siguieron subiendo la semana pasada tanto los cortos como los largos.

Esto parecería ser una normalización en la pendiente de la curva soberana, en particular en la parte corta. Todo por las expectativas de que el FMI acceda a adelantar para 2019 los desembolsos de dólares programados para 2020 y 2021. El mercado responderá si se dan más condiciones para despegar.

Dejá tu comentario