3 de enero 2011 - 00:00

El PSOE de Zapatero, en el subsuelo

El gesto franco y distendido de José Luis Rodríguez Zapatero ya es parte del pasado. Su partido se encuentra a más de 18 puntos porcentuales por debajo del Partido Popular.
El gesto franco y distendido de José Luis Rodríguez Zapatero ya es parte del pasado. Su partido se encuentra a más de 18 puntos porcentuales por debajo del Partido Popular.
Madrid - Un nuevo sondeo publicado ayer confirmó la débil situación del jefe de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y de su partido, el Socialista Obrero Español (PSOE), que registró 18,4 puntos menos en intención de voto que la principal fuerza de la oposición, el Partido Popular (PP, conservador).

En medio de un desfavorable entorno económico con una tasa de desempleo del orden del 20%, el inicio del año trajo malos augurios para el PSOE, que según estos sondeos sufriría una caída histórica desde la recuperación de la democracia.

A más de un año de la fecha prevista para las elecciones, la encuesta de Sigma Dos para el diario El Mundo (opositor, liberal) sitúa al PP con el 48,7% de los votos, frente al 30,3% de los socialistas. Por su parte, la muestra de NC Report para el diario La Razón (opositor, derecha) concede una distancia de 17,63 puntos a los populares (48,02%) frente al PSOE (30,39%).

«La desconfianza se instaló entre los españoles que han visto sucederse desde que comenzó la legislatura múltiples medidas para intentar superar la crisis y han sufrido paquetes de ajuste y recorte durísimos que hasta la fecha no han ofrecido resultados esperanzadores», afirmó El Mundo, que añadió que la brecha entre los dos principales partidos es la mayor desde 1989, cuando se celebraron las primeras elecciones con las siglas del PP y éste sufría la popularidad del socialista Felipe González.

Los niveles de aprobación de Zapatero también se hundieron según este sondeo, y el 50,9% de los encuestados afirma tener una opinión mala o muy mala de él, frente al 18% que tiene una imagen buena o muy buena. El presidente del Gobierno aún no anunció si se volverá a presentar en los comicios generales, previstos para marzo de 2012.

Del lado del PP es casi segura la candidatura de Mariano Rajoy, quien no cuenta con alta valoración de su figura ni domina su propio partido, pero se vería beneficiado por una ola al parecer irrefrenable.

Apuesta

El divisivo y débil Zapatero apostó desde el inicio de su mandato en 2004 por un estilo confrontativo, por lo que se ganó altos niveles de rechazo pero un sólido bloque de apoyo.

Sus desaciertos a la hora de admitir la emergencia de la crisis en 2008 y las medidas impopulares de los últimos dos años encendieron también el rechazo por parte del sector más ideologizado del centroizquierda y la izquierda. Éste se vio exacerbado en el cierre de 2010 por el doble juego en relación con EE.UU. que dejaron expuestos los cables de WikiLeaks que publicó el diario madrileño El País, enfrentado con el mandatario.

Zapatero derogó beneficios sociales, congeló salarios y aumentó impuestos con el fin de paliar el déficit fiscal; todas medidas drásticas que se tornaron inevitables por su imprevisión en los años de bonanza. Lo peor para España y para sus chances electorales es que todo indica que los recortes no han sido suficientes, de acuerdo con la reacción de los mercados. A su izquierda le reclaman, como es lógico, otro tipo de soluciones, por la fobia del sector a la palabra ajuste.

Agencias DPA y Reuters

Dejá tu comentario