El voto joven, tesoro preciado para Chávez

Edición Impresa

Caracas - En el suburbio más grande de Venezuela un grafiti muestra la figura del presidente Hugo Chávez encestando una pelota de básquet, otro lo muestra cantando rap, y uno más haciendo una pirueta sobre una moto.

«Chávez el mío», reza el eslogan en una de las series de la llamativa campaña para las presidenciales del 7 de octubre.

Es un nuevo look para el mandatario de 58 años que busca la reelección en una reñida carrera luego de haber sido operado tres veces debido a un cáncer que le detectaron a mediados de 2011.

Por un lado, se trata del esfuerzo por contrarrestar el atractivo juvenil de su rival electoral, el gobernador de 40 años Henrique Capriles. Por otro, es la modernización del líder socialista para una nueva generación de votantes tras 14 años de haber llegado al poder.

Aburridos

Ambos bandos intentan enamorar a los jóvenes votantes que, como en otros países, están aburridos de la política. Y en las barriadas más peligrosas de Caracas, el crimen y la violencia son las preocupaciones fundamentales.

El grupo que pinta los grafitis «Chávez es otro beta» se formó a principios de este año por grupos heterogéneos de danza y deportes, además de grafiteros y conductores de mototaxis.

En un reciente evento en Petare, uno de los barrios populares más grandes de América Latina, el grupo organizó un torneo de fútbol femenino, una competición de baile y un sorprendentemente peligroso concurso de piruetas en motocicleta mientras los asistentes aclamaban a los pilotos que pasaban rugiendo por los murales, tamaño natural, de Chávez.

«Es la manera en que nosotros le damos nuestro apoyo y nos identificamos con él», dijo la fundadora y portavoz del grupo, Daryelis González, una joven de 21 años, bailarina de hip-hop, más conocida como «Bamby». «Es una manera en que, con tu propio código, te puedes integrar en la política».

Petare, una barriada de casas apretadas dividida por caminos sinuosos y callejones empinados, es testigo habitual de crímenes en Caracas, una de las ciudades más violentas del mundo.

El evento fue parte de una iniciativa por alejar a los jóvenes de las drogas y las armas, introduciéndolos a los deportes, música y actividades culturales.

Luego de que los ganadores recibieran sus medallas de «Otro Beta», y mientras niños sonrientes participaban de una coreografía animada por un cantante de reggaetón, uno de los jóvenes motociclistas fue asesinado a tiros en la calle a unas pocas cuadras de allí.

En su mayoría, los votantes colocan a la inseguridad como su principal preocupación. Los secuestros y robos a mano armada son comunes en el país.

Tantos venezolanos han sido asesinados en los últimos cinco años como los que han muerto en la guerra contra las drogas en México. Y los más afectados son los jóvenes de los barrios.

Llamado

Chávez abordó el tema por primera vez en la campaña -en una reciente reunión en Petare con «Bamby» y otros miembros de «Otro Beta»- e hizo un llamamiento directo a los gánsteres.

«Hago un llamado a los que se llaman malandros, sobre todo a esos jóvenes que andan armados, que piensan que con eso son unos machotes, que son más fuertes que nosotros. No, compadre. Ese no es el camino», dijo. «Vengan con el movimiento Beta. Vengan a construir la patria junto con nosotros. Vengan al baile, a la música, a la cultura, al deporte, a la vida», agregó.

«Beta» es una expresión que puede referirse a un tema o evento que tiene onda o una persona que es la mejor o descuella en lo que hace. El movimiento nació en el estado Miranda, que gobierna Capriles, y los fundadores dicen que tiene que ver con lo que llaman las fallidas políticas de seguridad del ahora candidato opositor.

Gran parte del este de Caracas está ubicado en Miranda, gobernación que su vez contiene a Petare y que votó en 2008 por la oposición. Tratando de recuperar el territorio perdido, el Gobierno ataca de cuando en cuando el problema de la delincuencia en la zona.

«Allí anda el candidato de la burguesía ofreciendo de todo», dijo Chávez, explicando que la tasa de homicidios en Miranda casi se duplicó a 79 por cada 100.000 habitantes durante la gestión de Capriles.

«No ha hecho nada porque no le importa nada el pueblo. Anda hablando que él va a arreglar ese problema en Venezuela como lo arregló en Miranda. Vaya mentiroso, irresponsable», remató.

El verbo afilado de Chávez contribuye al volátil ambiente preelectoral en Venezuela.

Alrededor de un 28% de los venezolanos tienen entre 15 y 29 años de edad, según el censo oficial del año pasado, en un país donde la edad mínima para votar es 18 años.

En el padrón de 19 millones de votantes, sólo para esta elección se sumó un millón más de jóvenes que concurrieron a registrarse, según el Gobierno.

Capriles ha dicho que los jóvenes venezolanos han sido defraudados por Chávez, quizás el único mandatario que conocen.

«No hay ninguna diferencia entre ustedes y yo, por eso quiero que me ayuden a ser el presidente más joven de la historia de Venezuela», dijo Capriles en una concentración este mes. «Yo vengo a ofrecerles universidades, escuelas, oportunidades y empleos. No fusiles».

Ovacionado

De los siete cuerpos que llegaron a la morgue de Caracas en un período de 48 horas desde el evento del «Otro Beta», la historia de Deivys Montilla, de 17 años, fue la más triste.

Minutos antes de su muerte estaba haciendo piruetas con su moto en medio de las ovaciones del público.

Cuando se retiró pudo conocer a su asesino. Los medios locales dicen que el pistolero estaba buscando a otra persona, pero como no pudo encontrarla, frustrado, disparó contra Deivys.

El joven fue llevado al hospital, pero murió a las pocas horas. En Petare, una gran muchedumbre observaba, casi en silencio, mientras dos policías entraban en la calle alrededor de un gran charco de sangre.

Los amigos del joven, que trabajaba en una fábrica de plásticos para ahorrar dinero para irse a la universidad, estaban devastados.

Muchos colocaron montajes de sus fotos con mensajes emotivos en las redes sociales. Crearon una página de Facebook y uno hizo una gorra de béisbol con una foto de ellos tomados de los brazos.

«¿Viste tu gorra, pana?», escribió el amigo en internet. «Te extrañamos».

Agencia Reuters

Dejá tu comentario