En Vélez se avizora un buen semestre

Edición Impresa

A Vélez le costó más de lo esperado superar a Arsenal, al que derrotaba 3 a 0 y le terminó ganando 3 a 2.

El equipo de Ricardo Gareca hizo un gran primer tiempo, pero promediando el segundo fue sintiendo el trajín físico de jugar Copa y campeonato y Arsenal lo tuvo a tiro del empate.

Vélez manejó la pelota desde el inicio con un gran trabajo de Federico Insúa y con las subidas permanentes de Augusto Fernández y Víctor Zapata por los costados. Arsenal, por su parte, salió con un esquema conservador, tratando de jugar de contraataque con el despliegue del colombiano Carlos Carbonero y la potencia de Luciano Leguizamón y Emilio Zelaya.

A los 34 minutos Vélez consiguió abrir el marcador con un remate de afuera del área de Augusto Fernández, que se desvió en el camino y descolocó a Campestrini y dos minutos después aumentó la cuenta, al convertir el «Burrito» Martínez un inocente penal de Burdisso a Obolo.

A partir del resultado a favor jugó a voluntad y hasta pudo irse al descanso con un gol más. Ese gol que se negó en el primer tiempo llegó a los 16 del segundo y otra vez Augusto Fernández, recogiendo un rebote y derrotando a Campestrini.

Vélez tenía el partido servido para la goleada, pero se empezó a confiar y Arsenal empezó a crecer de la mano de Carbonero. Descontó Zelaya de cabeza y Vélez no lo tuvo en cuenta, pero faltando 8 minutos Luciano Leguizamón puso el 2-3 con un tiro libre perfecto y allí el partido dio un cambio brusco. Vélez terminó defendiéndose y Arsenal buscando el gol del empate, que no llegó. Mucho tuvo que ver el cansancio físico, pero también la confianza que el partido estaba definido.

Dejá tu comentario