3 de septiembre 2015 - 00:00

Es difícil estimar el piso al que llegarán los granos

El aceite de soja es uno de los productos que más bajaron en los últimos doce meses, un 16%, sólo superado por la avena (39%).
El aceite de soja es uno de los productos que más bajaron en los últimos doce meses, un 16%, sólo superado por la avena (39%).
El mercado de granos viene sufriendo el doble embate de un mercado financiero internacional sumamente complicado y un escenario productivo muy acomodado en los EE.UU., el principal productor de maíz y soja del mundo.

Resulta extremadamente difícil estimar, bajo un contexto financiero tan adverso, el piso que encontrarán los granos. Tanto el maíz como la soja operaron recientemente con cotizaciones mínimas para estos contratos en el mercado de Chicago, al compás de una caída muy marcada en el resto de los commodities, liderados hoy en esta tendencia por el petróleo, que cae un 56% de un año a esta parte. Entre los granos, las caídas más apreciables de los últimos doce meses corresponden a los futuros de avena, con una merma del 39%, el aceite de soja (-16%), el trigo (-15%), la soja (-11%) y el maíz (-5%).

La depreciación en las cotizaciones internacionales de los cereales, asociada al menor crecimiento que experimentarán países fuertemente demandantes de materias primas, liderados por China, generan preocupaciones a la hora de encarar la próxima siembra de los cultivos de verano en nuestro país.

Todavía no contamos con muchas proyecciones locales sobre la segura caída del área de siembra de maíz. La agregaduría agrícola de los EE.UU. en la Argentina habla de una merma de entre un 15% a un 30% en la superficie a dedicar con este cultivo, atribuible básicamente a los elevados costos de implantación y los altos costos de los fletes, situación que dificulta la idea de sembrar para transportar el destino de lo producido a distancias intermedias.

Tomando una hipotética merma en la implantación de este cultivo del 15%, la producción se ubicaría en torno a los 21 millones de toneladas, con probables exportaciones en torno a los 11,5 millones, que resultarían las más bajas de las últimas siete campañas.

En soja, la representación del USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) en nuestro país vaticina un mal panorama para las regiones más marginales del NOA y NEA, por los mismos factores anteriormente mencionados.

Cabe destacar que las estimaciones preliminares que el USDA elaboró fueron anteriores a las recientes inundaciones, que generaron pérdidas en los cultivos de invierno y podrán reducir algunas áreas de siembra previstas para los de verano.

Menos tecnología

Otro factor a destacar es la tecnología que se aplicará en el próximo ciclo 2015/16. Con menores inversiones en nutrientes es probable que la producción merme, aunque esta circunstancia podría ser en parte compensada por la posibilidad de contar con un año de buenas lluvias, como consecuencia de la vigencia de la corriente de El Niño en nuestra región pampeana central.

El Consejo Internacional de Granos (IGC en sus siglas en inglés) proyecta que las existencias finales de granos, que incluyen el trigo y los granos forrajeros, crecerán al nivel más alto de los últimos 29 años. La producción total se eleva en el último reporte de este organismo a 1.988 millones de toneladas, lo que implica un aumento de 18 millones respecto del informe del mes anterior. El consumo proyectado se incrementa a 1.985 millones, en tanto que los stocks finales aumentan en 12 millones respecto de julio, con una nueva estimación de 447 millones de toneladas. En la campaña anterior, las existencias finales ascendieron a 445 millones de toneladas, en tanto que en el ciclo 2013/14 llegaban a 407 millones y 337 millones en la campaña 2012/13.

En trigo, el IGC elevó su estimación productiva en 10 millones de toneladas, con una nueva estimación global de 720 millones de toneladas, atribuible a las mejores perspectivas en las cosechas de la CEE y en la región del mar Negro.

Para maíz, el IGC aumenta la producción global en 2 millones, con una estimación de 968 millones de toneladas, manteniendo el consumo en 972 millones. Las existencias finales fueron proyectadas en 198 millones de toneladas.

El USDA informaba esta semana que los cultivos de maíz en situación "buena a excelente" alcanzan al 68%, en comparación con el 69% de la semana anterior y el 74% del año pasado a esta fecha. En soja, los cultivos en esta situación llegan al 63%, sin cambios respecto de la semana pasada y al 72% del año anterior. Ya se ha recolectado un 88% de la superficie dedicada al trigo de primavera, en comparación con el 75% de la semana anterior, el 36% del año anterior y el 62% del promedio de las últimas cinco campañas.

(*) Director de Panagrícola

Dejá tu comentario