Estados Unidos teme menos compras por ‘‘sintonía fina’’

Edición Impresa

El camino de la «sintonía fina» anunciado por el Gobierno despertó la inquietud de Estados Unidos, que busca mantener la relación comercial con la Argentina. Por este motivo ayer se concretó una reunión solicitada por la embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, con los ministros de Economía, Agricultura e Industria para asegurar la fluidez de los negocios. Lo cierto es que mientras el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, busca nivelar la balanza comercial, los funcionarios acordaron ayer que las empresas argentinas adquieran bienes de capital con créditos estadounidenses.

Según detalló ayer el embajador argentino Jorge Argüello, en una conferencia de prensa en el Ministerio de Agricultura, «la intención es remediar el desbalance de la balanza comercial». Tal como indicó el diplomático, la estrategia es avanzar en el envío de productos con valor agregado, «pero no dejar de comprar, sino vender más».

Tras la reunión celebrada con funcionarios estadounidenses junto con los ministros Norberto Yauhar (Agricultura), Hernán Lorenzino (Economía) y Débora Giorgi (Industria), Argüello comentó que el pedido de audiencia (con respuesta demorada por la crisis que generó la sequía) «es una continuidad de la reunión que (Barack) Obama y Cristina Fernández mantuvieron en Francia en el marco del G-20».

Con la intención de reducir un déficit en manufacturas de origen industrial de alrededor de u$s 4.600 millones anuales, los ministros se entusiasmaron con el ofrecimiento estadounidense de créditos para la compra de bienes de capital destinados al sector privado. La embajadora norteamericana ofreció una línea para empresarios argentinos a cinco años, a una tasa del 7% al 7,5%. Esto implicará una mayor brecha en la balanza comercial que pretende saldarse con mayores ventas de productos agroindustriales.

Las exportaciones a Estados Unidos representan el 5% del total de lo que la Argentina le vende al mundo, mientras que las importaciones de productos norteamericanos representan poco más del 10% del total de las compras que hace el país. La Argentina compra a Estados Unidos bienes de capital, químicos, plásticos, cables para distribución de energía, celulosa, software, caucho, entre otros, mientras que los principales productos exportados a ese país son jugos de frutas y mostos, vinos, petróleo, tubos sin costura, aluminio, miel, cueros, té, conservas de carne, aceites, autopartes y partes de tractores.

Lo cierto es que aunque las relaciones bilaterales aparentan fluidas, Giorgi reclamó que Estados Unidos permita el acceso de cítricos y alimentos elaborados, así como de productos cárnicos crudos y derivados a los que se les aplican medidas sanitarias que tienen como fin frenar su ingreso.

«Va a haber futuras reuniones de este tipo», dijo Argüello, quien manifestó que «no hay ningún motivo para impedir el ingreso de algunos productos argentinos, entre ellos los cítricos» a Estados Unidos.

En el encuentro también se analizó que Estados Unidos «retome el compromiso asumido en 2000 de comprar 20.000 toneladas de carne anuales frescas a la Argentina». Por ahora se prevé gestionar el viaje de productores ganaderos a Estados Unidos para encontrarse con pares de ese país y poder «demostrar que las condiciones son buenas» para la exportación, dijo el embajador argentino.

«Ante el pedido de la embajadora queremos demostrarles que les daremos una respuesta articulada, con tres ministros y el embajador», agregó Yauhar, que además advirtió que entre ambos países hay «una muy buena relación por los muy buenos negocios que realiza el empresariado estadounidense en la Argentina».

Dejá tu comentario