Europa mantuvo la tasa y el euro cayó

Edición Impresa

Francfort - El Banco Central Europeo mantuvo ayer las tasas de interés en su mínimo histórico del 1%, y el presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, descartó en conferencia de prensa los temores internacionales sobre un posible default de Grecia. Después del anuncio del BCE, la moneda común europea cayó un 0,3% contra el dólar.

El euro se depreció más del 5% contra la moneda estadounidense en lo que va del año, al tiempo que la Unión Europea trata de encontrar una solución tanto para Grecia como para evitar que su crisis se extienda a economías como Portugal y España, que también luchan por arreglar sus cuentas fiscales.

Asediado por preguntas sobre la crisis financiera que sacude a Grecia, Trichet dijo que éste no era un problema para el país helénico y apuntó a «la responsabilidad de los gobernantes» de los países que comparten el euro de ajustarse al pacto de estabilidad y crecimiento (PEC) de la eurozona, que impone un límite del 3% del PBI para el déficit fiscal.

«El corazón del problema es la política fiscal», sostuvo en la conferencia de prensa tras anunciar que las tasas se mantendrían en el mínimo histórico en que se encuentran desde mayo de 2009.

Además subrayó que no había que olvidar que la zona euro se trata de una «unión económica y monetaria», por lo que «defendemos el PEC con extrema determinación».

A continuación, las principales declaraciones de Trichet de ayer:

La activación del plan de rescate aprobado por los gobiernos europeos el 25 de marzo pasado es bienvenida siempre y cuando se trate de préstamos y no de subsidios.

El BCE nunca dijo no querer al FMI como prestamista, pero que el tema de fondo era que los miembros de la UE debían asumir su responsabilidad.

Los gobernantes de la eurozona deben recordar que mantienen un destino común, y que deben ser capaces de imponer condicionalidades cuando sea necesario.

La recuperación económica de la región tras la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial va por buen camino; las cifras publicadas por la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat, hacen prever una expansión del PBI de la eurozona a un ritmo moderado para este año.

Aún es posible mantener el flujo de dinero barato ya que las presiones inflacionarias asociadas al bajo nivel de las tasas son pocas, por lo que se debe esperar una evolución de los precios dentro de las metas y estimaciones previas del BCE, con una inflación por debajo del 2% anual para este 2010.

Eurostat indicó el miércoles que la economía del grupo de los 16 países que comparten el euro creció un 0,4% en el tercer trimestre de 2009 contra los tres meses anteriores y que se mantuvo invariable en el último cuarto respecto del tercero.

Agencia DPA

Dejá tu comentario