Feroz represión en Venezuela: 2 muertos y al menos 142 heridos

Edición Impresa

Fueron arrestadas 270 personas. En varias ciudades se registraron graves enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Caracas - A fuerza de gases lacrimógenos y tanquetas, fuerzas antimotines disolvieron ayer masivas movilizaciones contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en Caracas y otras ciudades del país, en un descontrol de violencia que dejó dos jóvenes muertos, al parecer asesinados por grupos civiles chavistas.

Carlos Moreno, un adolescente de 17 años, murió en Caracas y Paola Ramírez, una joven de 23, en San Cristóbal (oeste), según la Fiscalía, con lo que suman ocho fallecidos en tres semanas de protestas que exigen la convocatoria a elecciones generales y el respeto a la Asamblea Nacional (AN), controlada por la oposición y bloqueada por el régimen.

Los dos jóvenes fallecieron por disparos de desconocidos en motocicletas, señalados por los testigos como colectivos chavistas (grupos de civiles armados).

El hombre recibió un balazo en la cabeza cuando iba a jugar un partido de fútbol y pasaba cerca de la marcha, cuyo paso era impedido a los tiros por seguidores de Maduro. Mientras que la chica fue atacada cuando dejaba una plaza tras participar de una de las manifestaciones, informaron sus familiares.

"Veníamos regresando (de la marcha) en la moto. La dejé a una cuadra donde ella iba a buscar a la hermana a pie y yo me fui a guardar la moto", relató el novio de Ramírez entre lágrimas. "Se escucharon detonaciones y cuando llegué estaba ahí tirada. Yo la cuidé lo más que pude", agregó.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que les tiraron piedras y cócteles molotov estallaron con fuerza en una estratégica autopista y varios sectores del oeste de Caracas.

Además se reportaron duros actos de represión en San Cristóbal, capital de Táchira, y en ciudades de los estados de Zulia, Carabobo, Mérida y Anzoátegui, con varios heridos. Según la oposición, la jornada dejó al menos 142 heridos entre manifestantes y agentes y, de acuerdo con el Gobierno, unos 30 detenidos aunque otros reportes hablan de hasta 270.

En lo que llamaron "la madre de todas las marchas", la sexta en abril y que coincidió con el aniversario del primer grito de independencia del país, decenas de miles de opositores, convocados por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) salieron de veinte puntos de concentración pero, como en movilizaciones anteriores, no lograron llegar al centro de Caracas, donde se manifestaron también decenas de miles de oficialistas.

El líder opositor Henrique Capriles recibió una lluvia de gases lacrimógenos cuando se acercó a un bloqueo militar en la autopista Francisco Fajardo. Varios manifestantes huyeron lanzándose a las aguas negras del río Guaire. "Salimos millones en defensa de nuestra Constitución. La respuesta fue una salvaje represión", aseveró el gobernador de Miranda, recientemente inhabilitado por el Poder Judicial del régimen.

La MUD anunció una nueva protesta para hoy. "A la misma hora nos veremos nuevamente y en los mismos puntos, porque la lucha por la democracia no termina", dijo Capriles.

Los opositores volvieron a la calle el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera las competencias de la AN, desatando un repudio internacional que dos días después lo hizo dar marcha atrás. La oposición denunció el fallo como un "autogolpe de Estado".

A ello se suman los reiterados pedidos de elecciones luego de que comicios regionales que debían celebrarse el año pasado fueran postergados sin fecha por el TSJ, afín a Maduro, y que el proceso para activar un referendo revocatorio contra el mandatario -una herramienta prevista en la Constitución- fuera bloqueado también judicialmente.

En medio de las masivas manifestaciones opositoras, el presidente denunció un intento de golpe de Estado en su contra ante columnas de chavistas.

"Pretendieron asaltar el poder y los hemos derrotado otra vez, a los golpistas, a la derecha corrupta intervencionista", agregó arengado por consignas como "¡El pueblo unido jamás será vencido!".

El presidente venezolano responsabilizó al jefe del Parlamento, Julio Borges, por los hechos de violencia registrados durante las manifestaciones opositoras pero convocó a la MUD al diálogo. "Yo estoy listo les digo, mañana mismo, pasado mañana, a reunirme y verme la cara con los voceros de la oposición, a decirles otra vez sus cuatro verdades y a pedirles en nombre de millones y millones de hombres y mujeres de Venezuela que rectifiquen y que cesen su violencia y su golpismo", dijo.

En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó la "violenta represión y muerte de venezolanos" mientras que el canciller brasileño, Aloyso Nunes, escribió en Twitter: "Ocurrió lo que yo más temía en Venezuela: la represión del Gobierno mató un manifestante".

Agencias AFP, DPA, Reuters y EFE

Dejá tu comentario