Filmus intenta un giro para más votos

Edición Impresa

En el kirchnerismo porteño una semana casi completa de catarsis aún no logra revertir los ánimos de la tropa para retomar con énfasis la campaña hacia el balotaje, tras la derrota del pasado 10 de julio en la elección porteña. Ahora la fórmula Daniel Filmus-Carlos Tomada intenta dar un giro y avanzar más en otra modalidad, con propaganda televisiva y callejera, apuntando a convencer a los electores del voto en blanco y a los ausentes del cuarto oscuro, ya que no considera amplias posibilidades de arrepentidos, una opción en la cual, igual piensa.

El cambio en la oferta, aún no tan planificado, incluyó el fin de semana un acto y fotos con los aliados al kirchnerismo que llevaron sus candidatos a diputados porteños en listas colectoras, es decir, Aníbal Ibarra y Martín Sabbatella. Esos socios electorales fueron castigados durante la campaña, con el veto a la participación en actos del Frente para la Victoria, la exclusión en el reparto de fondos para la actividad proselitista y hasta la salida fotográfica. Esa decisión coronó el día de la elección cuando, por consejo de los jóvenes de La Cámpora, se le impidió a Ibarra y a Gabriela Cerruti (fue primera en la lista de legisladores del sabbatellismo) subir al escenario con la fórmula perdedora.

Ahora el propósito, que se orienta a lograr votos de los vecinos que no comulgan con el kirchnerismo puro, les daría un mejor lugar a esos adherentes, aunque no hay un guión aún que se les haya propuesto.

Filmus, armó el sábado un asado con esos amigos en un restorán del barrio porteño de Palermo. Allí presentó una nueva alianza para la Ciudad, con diez propuestas generales, pero quedó acotada a la suma del ibarrismo y el sabbatellismo, cuando durante la campaña hacia la primera ronda había convocado a formar un conglomerado con los perdedores, contra Mauricio Macri. Además de Ibarra y el propio Sabbatella, se sumaron a la mesa los aliados del exmandatario como la cantante Susana Rinaldi, quien ingresará como legisladora en diciembre, y el saliente titular del bloque, Eduardo Epzstein, entre otros.

Durante el fin de semana, inclusive, se vio obligado, lo mismo que Tomada, a ratificar que está dispuesto a competir en la segunda vuelta el próximo 31 de julio y que no se bajará de ningún modo de esa instancia, mientras en el PRO de todos modos aguardan esa posibilidad para coronar ya al jefe porteño reelecto.

«Los que nos acompañaron han sido los que coinciden tanto con el proyecto nacional como con nuestro proyecto en la Ciudad. Pero hoy apelamos a los que creen que hay que construir una nueva mayoría en la Ciudad con eje en la igualdad», dijo Filmus. El senador además argumentó que el kirchnerismo dará la pelea en el balotaje porque «no somos una fuerza testimonial».

«Jamás se nos pasó por la cabeza bajarnos de la segunda vuelta. Cristina se siente muy segura de su intención de voto y confía en que el Frente para la Victoria y sus aliados hagamos buenas elecciones», aseguró el candidato a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Dejá tu comentario