Gils Carbó declaró guerra a la Corte por Ganancias

Edición Impresa

TM El nivel de tensión entre la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y la Corte Suprema, por la decisión de eliminar o no la exención al Impuesto a las Ganancias para jueces y funcionarios que pidió Cristina de Kirchner, no registra antecedentes históricos.

Ayer, Gils Carbó le respondió a la Corte, que un día antes le había recomendado abocarse a decidir si los fiscales pagarán el Impuesto a las Ganancias y no involucrarse en la toma de esa misma decisión para los jueces y funcionarios judiciales.

La terminología que utilizó la procuradora para dirigirse a la Corte no deja lugar a dudas y hasta podría interpretarse como una denuncia a los jueces: "Cuando se trata de plata, no es la primera vez que la Corte Suprema no respeta la Constitución", dijo.

Fue para "mostrarse sorprendida" por la respuesta que le dio la Corte ante el pedido de Gils Carbó de una reunión para coordinar el pago del Impuesto a las Ganancias entre jueces y fiscales.

La procuradora rechazó la respuesta de la Corte y advirtió que "no es cierto que la Corte no puede tomar decisiones sobre" el "nivel salarial" de los fiscales.

"Es sorprendente porque lo que nosotros pedíamos era sentarnos en la mesa de discusión que ellos anunciaban que estaban teniendo para que funcionarios paguen Ganancias", dijo.

Para Gils Carbó, si se cambia el régimen impositivo en la Justicia, debería aplicarse "de manera simultánea" a jueces y fiscales.

Punto principal

Y ése es el punto principal de la presión: la Corte le dice a la procuración, al igual que lo hace toda la oposición, que avance con la eliminación del Impuesto a las Ganancias. El argumento es que la autonomía del Ministerio Público permite aplicar Ganancias a los sueldos de fiscales desde 1994. Es lo que el tribunal presidido por Ricardo Lorenzetti le respondió a Gils Carbó a través de una nota del administrador general de la Corte.

Por su parte, la Procuración General sigue

la línea argumental del Gobierno y busca que la Corte Suprema tome la decisión de dar marcha atrás con la acordada de 1996 que impidió para los jueces la aplicación de la ley votada ese año que derogó también la exención a Ganancias para los diputados y senadores. La presión, hasta ahora no resultó y la Corte sigue tomándose su tiempo.

Gils Carbó sostiene que una ley nacional prevé "el reconocimiento de la misma jerarquía y beneficios" a los integrantes del Ministerio Público y del Poder Judicial: el objetivo es "asegurar el libre traspaso entre ambos organismos".

"Hay un impedimento legal, por eso pedimos dialogar. Tiene que cambiar la acordada, que es la única manera que todos paguemos porque tenemos la obligación de respetar la equidad", sostuvo ayer Gils Carbó.

Queja

"Lo que se está diciendo es que paguemos nosotros, mientras ellos no pagan"
, se quejó la procuradora, con referencia a la carta que le enviaron ayer desde el máximo tribunal.

El problema entonces se centra en la puja por delimitar los alcances de la acordada 20 por la que la Corte eximió del pago de Ganancias a los jueces. El tribunal aclaró ahora que esa resolución nunca abarcó a los fiscales y defensores oficiales, al considerar que el Ministerio Público Fiscal y la Defensoría son organismos independientes. Y por eso le pide a Gils Carbó que avance en el tema por su cuenta y deje a la Corte que solucione la cuestión para los salarios de los jueces y funcionarios judiciales. Se sabe que la salida que analiza la Corte no pasa por grabar con Ganancias a todos los magistrados, sino analizar la aplicación sólo para los nuevos jueces que ingresen, de manera de no violar el principio de intangibilidad.

Dejá tu comentario