Gobierno insiste con paritarias "sub-30" a cambio de Ganancias

Edición Impresa

• LA UOM SE ENCAMINA A FIRMAR LA PAUTA OFICIAL MÁS BONUS DE FIN DE AÑO.
• LA AMENAZA DE LUZ Y FUERZA.

El Gobierno apuesta a encarrilar las negociaciones salariales de este año por debajo del 30% con la promesa de habilitarles a los gremios pagos adicionales no remunerativos -que terminarán por elevar esos porcentajes sin demasiada visibilidad- y, más adelante, una modificación en el Impuesto a las Ganancias. En ese andarivel avanzó ayer la negociación de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) con los empresarios del sector. Sin embargo, desde el propio oficialismo crece la presión por cambios en el tributo: esta semana será el turno de Luz y Fuerza, que anoche confirmó un paro nacional para mañana.

Mientras los sindicatos del transporte y las centrales opositoras definirán la semana que viene la continuidad del plan de lucha que este año arrancó con el paro nacional del martes pasado, el jefe de la UOM y de la CGT más afín al Ejecutivo, Antonio Caló, formalizó ayer un pedido de suba salarial del 32% en dos tramos más la garantía de un adicional de fin de año. Como alternativa, el gremio industrial más numeroso del país contempla una suma fija no remunerativa cercana a los $ 2.000 mensuales hasta junio, para recién entonces negociar con las empresas una suba porcentual para el resto del año, como informó este diario. El objetivo central es el mismo: llevar el piso actual de salarios en la actividad de $ 6.400 a 8.500 pesos.

En cualquier caso, tanto en la UOM como en el Ministerio de Trabajo admiten que la discusión se encamina a cerrar con una suba apenas inferior al 30% más el plus para el cierre de 2015. El propio Caló asistió en la sede de su gremio a la reunión con los representantes de las entidades patronales, lideradas por Adimra, y que tendrá un nuevo capítulo el jueves a las 15 en Trabajo.

Para extender a otras organizaciones el modelo de aumento menor que 30 por ciento y anabólicos no remunerativos el anzuelo con que cuenta el Gobierno es el posible cambio en Ganancias hacia mitad de año. El propio ministro Carlos Tomada reconoció ayer que el gravamen es "siempre susceptible de modificaciones". Y si en sindicatos poco alcanzados por el peso de ese tributo, como la UOM, el compromiso oficial no modifica en lo sustancial su esquema salarial, en otros que también reportan al Ejecutivo, como Luz y Fuerza, es vital para acordar aumentos acordes al planteo oficial.

En esa línea se inscribe el paro confirmado para mañana por el gremio de Guillermo Moser, sucesor del fallecido Oscar Lescano. El dirigente le ratificó anoche a este diario que la medida se hará por falta de respuesta a tres planteos: Ganancias, la tercerización en la actividad y la falta de aplicación del convenio colectivo nacional del gremio en algunas provincias. De concretarse, será la primera huelga de Luz y Fuerza en tres décadas.

Un paro del sindicato no debería implicar demasiados trastornos. Moser explicó que los empleados de las empresas de electricidad no dejarán de atender las emergencias ni pondrán el riesgo la provisión del servicio en sectores sensibles como los hospitales. Pero la realización del paro sí será una alerta para el Gobierno de parte de un gremio hasta ahora en buenos términos, siempre con la interlocución de Julio De Vido.

Dejá tu comentario