“Hay exageraciones sobre el rol de las fintech en el ecosistema”

Edición Impresa

• ENTREVISTA CON JORGE LARRAVIDE, DE RED LINK
La empresa prestadora de servicios tecnológicos para el sector financiero sigue ampliando sus servicios, favorecida por el desarrollo de la nueva banca digital.

El mundo de las finanzas depende cada vez más de la tecnología, tal como lo demuestra el desarrollo sostenido de las compañías fintech. Sin embargo, la realidad argentina indica que todavía una cantidad muy importante de transacciones bancarias se sigue haciendo off line. Una de las compañías que ofrece el mayor parámetro es Red Link, la empresa de soluciones informáticas para todos los miembros del ecosistema, a través de cuya base de datos se pueden procesar hasta 22 millones de operaciones en un solo día. Ámbito Financiero dialogó con Jorge Larravide, gerente comercial de Red Link, para analizar el impacto de la transformación digital en las finanzas.

Periodista: ¿Cuánto de esos 22 millones de operaciones diarias corresponden a gente retirando efectivo en el cajero automático?

Jorge Larravide: Tanto el uso de cajeros, como el home banking o las aplicaciones móviles tienen permanentemente estacionalidades mensuales. Si bien el conjunto crece, cajeros está en el orden de un tercio del total. El homebanking crece con una curva mayor. Y las aplicaciones móviles crecen mucho más. Es como si cajeros creciera, por poner un ejemplo, al 20%; los homebanking al 60% y las aplicaciones móviles al 300%, incluyendo desde banca on line hasta las más recientes billeteras digitales. Esta es la proporción. Pero los primeros días del mes cuando la gente cobra jubilaciones, pensiones, planes sociales, las transacciones monetarias explotan y llegan a estos picos de 22 millones de operaciones en un día. El volumen anual de 2017 llegó a 6.000 millones de operaciones en el año.

P: ¿Qué tipo de comportamiento de los usuarios se puede describir a partir de esos movimientos?

J.L.:
En términos del uso, son 28 millones de personas. Entonces se puede advertir que todavía existe un porcentaje importante de personas bancarizadas que se comportan como un no bancarizado, porque extraen todo lo que cobran y gastan el dinero en efectivo. Ese es un porcentaje importante, por cada 100 personas que operan un cajero, te operan en homebanking en promedio unas 11. Si vas a canales móviles esa proporción se reduce a 3.

Por otro lado, en un cajero automático un promedio de transacciones mensuales por cliente es difícil que superes las 6 operaciones. En un homebanking estás en 70, porque es el canal más completo ya que tiene todo lo que tiene el cajero excepto el dinero físico, y muchas cosas más. Y cuando vas a un canal móvil ya estás cerca de 40 transacciones mensuales en promedio.

P: ¿La aceptación de la vía digital viene más lenta que lo esperado?

J.L.:
Aunque los grandes números indican otra cosa, podemos decir que está creciendo el canal digital. Le doy un ejemplo. En alguna época era habitual que en un banco tradicional los ejecutivos se refirieran al homebanking como canal alternativo. Ahora lo alternativo es la sucursal. Además, para los millenials el canal de preferencia es el móvil. Tratan de pagar todo lo que pueden en forma digital. Y si no les queda otra opción lo hacen con efectivo.

P: Para diferenciar su oferta, algunas fintech y bancos digitales ofrecen los servicios bancarios sin costo. ¿Cree que esa estrategia es sostenible en tiempo?

J.L.:
Bueno, aquí hay toda una discusión. En eventos donde suelo participar esta temática está repetida porque no está zanjada la dicotomía entre fintech y bancos. Y la verdad lo que se ve es un nivel de complementariedad muy importante. Puede haber casos donde para determinado tipo de negocio tal cosa atente contra una partecita de un negocio del banco. Pero no se puede suponer que una fintech como Afluenta va a suplantar a todos los préstamos del sistema financiero y todos van a ser a través de su plataforma. Hay exageraciones sobre el rol de las fintech en el ecosistema. Se da todo un mercado donde hay mucho dinamismo y donde hay cosas que pueden hacer las fintech y otras que no.

P: Ultimamente el cobro en efectivo parece traer más complicaciones que beneficios para las empresas...

J.L:
SÍ, es un costo que todos buscan bajar. Por ejemplo en el caso de cobranzas extrabancarias esto se ve claramente. Hasta hace 3 o 4 meses atrás cualquiera iba a un Rapipago, Pagofácil, o el que sea, y pagaba la factura en efectivo. Hoy gran parte de esas firmas ya está operando con nosotros y casi 10% del volumen de su cobranza se hace con tarjeta de débito. A todos les termina pasando lo mismo, están en un escenario donde necesitan bajar costos.

P: ¿Argentina tiene reglas de juego claras para el desarrollo de todos estos nuevos negocios?

J.L.:
Hay un montón de cosas que nos preparan para un mundo que va a llegar. Pero depende de cómo siga la cuestión tanto política como económica. Algunas decisiones del Banco Central en la gestión de Sturzenegger nos ponían más cerca de la normativa europea en términos de banca que la de Estados Unidos. En Europa hay una normativa que se llama psd2 para la industria de medios de pagos, donde básicamente deja de existir el concepto de que un cliente es propiedad de un banco. Es un sistema abierto donde un cliente puede autorizar a que sus saldos de cuenta, movimientos, estén disponibles para una tercera empresa. Mecanismos de este estilo de interconexión de partes generan un ecosistema colaborativo, de apertura. Habrá que ver cómo evolucionan las cosas en acá. Ahora el foco está más puesto en dos cuestiones más importantes del momento como el dólar y la inflación, pero la línea que venía de Sturzenegger era esta idea.

P: Usted mencionó problemas urgentes como el dólar y la inflación. ¿Cómo influye esta coyuntura en los negocios de Red Link?

J.L.:
Estamos muy bien en un escenario donde es raro porque hay un escenario de recesión, inflación, la tormenta perfecta en una serie de cosas, somoS rara avis en un mercado donde hay demanda de tecnología, demanda de tecnología fintech, nuevos medios de pagos, que un mercado busca abaratar costos como el pago electrónico inmediato. Operaciones siempre hay más. Hasta por la propia inflación. Pero también en valores reales aumentan más que la inflación.

P: ¿Están trabajando en el desarrollo de nuevos servicios?

J.L.:
Nuetro proyecto de billetera digital ya existe y crece. Lo mismo con nuestros medios de pago electrónico inmediato. Lo que se está generando y se empezará a sumar a las distintas modalidades de servicios es el tema de la biometría. Hicimos el proyecto original con ANSES hace algunos años cuando estaba la normativa que decía que los jubilados y pensionados se debían enrolar con huella dactilar para hacer digitalmente la operación de fe de vida. Con ese concepto de base inicial empezamos a trabajar con un proveedor español, y le contratamos un motor biométrico. No solo abarca lo que tiene que ver con huellas dactilares sino también con retina, reconocimiento facial, patrones de venas y otra serie de cosas. También lanzamos el pago con código QR como parte de nuestra billetera digital. Por último, estamos empezando a prestar servicios en la nube. El cloud hasta se los damos a empresas que ni siquiera son bancos. Alguien que puede contratar Amazon, o Google, también puede contratar Link.

Entrevista de Jorge Velázquez

Dejá tu comentario