"Hay madres más crueles que las producciones"

Edición Impresa

VIERNES: ¿Cómo ve la comedia musical en la Argentina?


Florencia Otero:comedia musical en la Argentina empezó a ser más teatro musical porque comenzó a ser una misma cosa, a tener un mismo objetivo, que es contar una historia mediante una dramaturgia; simplemente tiene un recurso más que es la música, o más recursos audiovisuales. Antes la comedia musical era lo que podría ser hoy una revista, era para ir a divertirse, ver un show y coreografías. Desde los últimos 10 años se intenta contar ciertas historias. Hay mucha autogestión, las nuevas camadas no esperan a tener una gran producción.

V.: ¿Y a usted le gustan ese tipo de obras independientes?

Tengo la suerte de estar en el medio. "Embarazados" surgió de un grupo de gente que tenía ganas de hacerla. Pero también hago producciones que vienen de afuera, o grandes puestas que se hacen acá. Me parece que ninguna se tiene que perder. La variedad cultural tiene que ver con aceptar de dónde vienen las cosas y contarlas a nuestro modo.

V.: ¿Se puede hacer un musical más relacionado con el contexto nacional?

í, claro. De hecho, la obra que estoy por hacer es "Tango feroz". Se compraron los derechos de la película y Ariel del Mastro, que es quien la va a dirigir, está haciendo una adaptación donde va a contar otro compromiso en los personajes, más político; quiere hablar de las traiciones a uno mismo. Se buscó la excusa de contar la leyenda de Tanguito, que fue un mártir de esa época y a través de él, la historia de la juventud de esos años y el arte emergente.

V.: Este año estrenó la película "Desmadre" y ahora protagoniza "Embarazados", ambas relacionadas con embarazos no deseados. ¿Cuál es su opinión sobre el aborto?

F.O.:un tema supercontroversial y me parece genial que se esté hablando de eso. Las grandes revoluciones y los grandes cambios al principio generan odio. Hay casos en los que debería estar totalmente legalizado. Paralelamente, me parece que tiene que ver con la educación; debería haber más educación sexual.

V.: A los 9 años comenzó a trabajar, a los 17 se fue a vivir sola, a los 22 se casó, ¿qué se imagina haciendo a los 30?

F.O.:primero que se me viene a la mente es ser mamá. Es el sueño más grande que tengo, más allá de cualquier rol que te pueda tocar en la vida, es el más interesante, el más fiel. Con respecto a lo artístico, quiero dedicarme a esto hasta que sea muy viejita.

V.: ¿Qué hay de cierto en aquello de "lo difícil de trabajar con Cris Morena"?

F.O.:muy exigente, y así le fue. Todo lo que hizo fue un éxito. A mí me tocó algo muy distinto, que fue hacer teatro con ella. Cris estaba más que nada en lo que era la producción de "Despertar de primavera". Ahí se animó a algo muy distinto y eso sirvió para darle otro lugar. Fue una joyita que duró lo que tenía que durar.

V.: ¿Qué sensación le generan los castings?

F.O.:difíciles. Me ha pasado que a los 10 años me digan: "Vos no quedás porque sos gordita". Hasta el día de hoy te dicen: "Tenés que bajar unos kilitos para este personaje". También ves madres muy crueles, más que las producciones. Les dicen: "Andá con el productor...", es casi una manera de prostitución. Mi mamá no fue así, era guerrera, la que me defendía a muerte, el mejor representante que podía tener. Defendía a su hija.

V.: ¿Pone algún límite con respecto a las escenas en las que tiene que actuar?

claramente. En "Tango feroz" voy a hacerlo porque tiene un sentido, es la unión de dos seres totalmente opuestos, es algo muy puro. No voy a salir en conchero porque sí. No digo que esté mal, pero yo no lo haría. Todo tiene que ver con la finalidad de lo que se quiere contar y con el camino que uno quiere seguir.

V.: ¿Algún empresario o director le sugirió conseguir un papel a través de algo que no sea artístico?

F.O.:í, tenía 14 años. Un productor me regalaba cosas todo el tiempo. Un día me dijo: "Te espero en tal lugar, que quiero llevarte un par de cosas, quiero contarte algo". Le conté a mi mamá y ella me dijo: "Yo te espero en la puerta". Cuando llegué, obvio, no tenía nada para hablar. También me pasó de hacer una nota a los 14, en la época de "FrecuenciaLlegué y era el cuarto de una nena, el vestuario, todo rosa y blanco. La primera foto, una pollerita, una remera y una paleta. El segundo cambio, un minishort, un top y una muñeca. Tercer cambio, una bikini, con una tanga. Terminé en cuatro patas con un muñeco de una ranita. Era para una revista de hombres. Me largué a llorar, diciendo que no quería hacerlo y el productor me presionaba diciendo que ya había pagado por eso. Y la llamé a mi mamá para que me vaya a buscar. n

@guadarivero

Dejá tu comentario