“Hundan al Belgrano”

Edición Impresa

El estreno no podría haber caído en mejor momento, por lo menos para los productores de la película. Desde este jueves podrá verse en Buenos Aires «La Dama de Hierro», la historia en la que el cine cuenta la vida de Margaret Thatcher protagonizada por Meryl Streep.

Más allá de las virtudes o defectos del filme, que serán analizados en la crítica de Paraná Sendrós que el Suplemento de Espectáculos de Ámbito Financiero publica mañana, hay al menos dos momentos de la película que no pasarán inadvertidos para los argentinos.

Parte del relato se centra en los momentos en que Thatcher lleva adelante la guerra de Malvinas con una campaña interna que le permitió no sólo llegar al final de su mandato sino también en parte le garantizó la reelección.

Ese tramo tiene su momento cúlmine cuando la primera ministra da una de las órdenes más duras y controvertidas de esa guerra: «!Hundan al Belgrano¡», causando la muerte de 323 argentinos que navegaban en ese crucero fuera del área de exclusión. Es decir, más allá del escenario de la batalla. El «!Sink it¡» que pronuncia la protagonista en la banda de sonido original, seguramente no caerá bien a la platea local.

El filme abunda en las imágenes de Thatcher y sus apelaciones imperiales a la guerra o los mensajes a las tropas que seguramente calentarán la platea. Tanto como las lágrimas que pueden verse en la actuación de Streep cuando, humanizando a la Dama de Hierro, aparece reaccionando ante las bajas que la Argentina le infligía a la Armada británica. Muy apropiado para el momento y mucho más cuando a la película la precede la visita de un buque de guerra que llega a reforzar la custodia de las islas, semanas antes de que llegue el príncipe William.

Dejá tu comentario