Israel bombardeó con dureza Gaza y ya hay civiles muertos

Edición Impresa

Gaza y Jerusalén - El Ejército israelí inició ayer la operación militar bautizada como "Margen Protector" contra el movimiento islamista Hamás en Gaza, que prevé "larga e intensa" y que en sus primeras horas causó la muerte de 23 personas, muchas de ellas civiles.

Según fuentes médicas en la Franja, entre los fallecidos hay al menos tres niños y seis terroristas, tres pertenecientes a las Brigadas Azedim al Kasem, brazo armado de Hamás, y tres al movimiento radical palestino Yihad Islámica.

Además, 123 civiles resultaron heridos en los bombardeos aéreos, en respuesta al lanzamiento de cerca de un centenar de cohetes desde la Franja contra diversas poblaciones del centro y el sur de Israel, que está en alerta rojo.

En referencia a las bajas de no combatientes, Netanyahu dijo que Hamás deliberadamente se esconde detrás de civiles. Y es entonces responsable por las víctimas colaterales".

Pocas horas después del inicio de la tercera operación contra Hamás desde que este grupo político-militar asumiera el control de Gaza en 2007, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, confirmó los peores augurios, al asegurar que se prevé una campaña bélica "concienzuda, larga, continua y dura".

El jefe del Gobierno se reunió en Tel Aviv con los principales responsables de Seguridad para valorar las diferentes opciones, entre las que se destaca la posibilidad de una operación terrestre a gran escala.

Una alternativa que empezó a tener visos de realidad escasas horas más tarde, después de que el Gobierno votara a favor de la movilización de 40.000 reservistas más que se incorporarán a filas en los próximos días de forma escalonada.

La medida fue solicitada por el jefe del Estado Mayor, general Benny Gantz, y con ella el Ejército pretende facilitar que estas unidades tomen parte en misiones que en la actualidad desarrollan fuerzas regulares, para permitir que éstas se empleen en la ofensiva iniciada en la madrugada de ayer.

Su objetivo principal es reforzar a las tropas regulares de infantería y artillería desplegadas desde el pasado fin de semana en el perímetro de la Franja palestina y mejorar la operatividad de unidades relacionadas con la defensa aérea y civil en el sur de Israel, precisó el Canal 10 de la televisión local.

Esta movilización se suma al llamamiento de otros 1.500 soldados anunciado el lunes.

En el plano estrictamente militar, el Ejército israelí anunció que en esta primera jornada atacó alrededor de 150 objetivos militares islamistas, en particular zonas agrícolas donde podría haber túneles, almacenes de armamento y escondites para lanzaderas de misiles.

Asimismo, aseguró que alcanzó a Hasán al Shaaban, al que identificó como responsable de Hamás en Gaza, y que atacó las viviendas de varios activistas del movimiento islamista en el centro y el sur de la Franja.

Propietarios de los inmuebles revelaron que cinco minutos antes de los bombardeos recibieron una llamada de un hombre que hablaba árabe con acento extranjero, que se identificó como miembro de las fuerzas israelíes y que los conminó a abandonar los edificios. El procedimiento fue confirmado por autoridades militares israelíes, pero no logró evitar bajas civiles.

Peter Lerner
, portavoz castrense israelí para medios extranjeros, explicó que desde que comenzó la operación los milicianos palestinos han lanzado unos 160 cohetes contra zonas residenciales, 23 de los cuales han sido interceptados por el escudo antimisiles "Cúpula de Hierro".

Un misil fue interceptado en Tel Aviv, en el primer incidente de ese tipo en casi dos años en esa ciudad costera. Previamente se habían escuchado las sirenas de alarma. Anoche, un proyectil logró impactar en la ciudad pero sin consecuencias.

En tanto, en otros puntos más distantes, como en Jerusalén, se comenzaron a abrir los refugios antiaéreos.

"He ordenado un incremento significativo de las operaciones contra Hamás. Esta operación llevará tiempo", alertó Netanyahu.

Hamás recogió de inmediato el guante y aseguró, en un nuevo intercambio de amenazas: "No sueñen con la calma mientras nuestras demandas no sean aceptadas".

En un comunicado oficial, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, pidió al Gobierno israelí que frene la ofensiva e instó a la comunidad internacional a involucrarse para evitar una escalada bélica que podría llevar la inestabilidad a toda la región.

El diario israelí Haaretz anunció, por su parte, que el primer ministro conversaría a lo largo del día con líderes mundiales para explicarles los motivos de la operación y señalar que Hamás inició la escalada de la tensión.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, también exhortó al premier israelí a mantener abierto un canal diplomático con los palestinos para resolver la crisis.

"Condenamos firmemente los disparos continuos de cohetes contra Israel y el objetivo deliberado de civiles en Gaza", dijo Earnest, quien reivindicó el derecho israelí a defenderse.

"Ningún país puede aceptar el disparo de cohetes con el objetivo de alcanzar a los civiles, y apoyamos el derecho de Israel de defenderse contra esos despiadados ataques", dijo.

Agencias EFE, Reuters, AFP, ANSA y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario