3 de noviembre 2011 - 00:00

Kenny Werner abrió con brillo Festival de Jazz de la Ciudad

Kenny Werner, en su primera visita a la Argentina, tuvo a su cargo la apertura del Festival de Jazz porteño.
Kenny Werner, en su primera visita a la Argentina, tuvo a su cargo la apertura del Festival de Jazz porteño.
Kenny Werner nació en Brooklyn en 1951. Se formó como pianista clásico, primero, y luego como músico de jazz en el Berklee College de Boston. Tocó en televisión. Hizo todo el recorrido de clubes y teatros. Vivió en Brasil y tocó con los hermanos Víctor y Joao Assis. Grabó una veintena de discos y trabajó con el saxofonista Joe Lovano. El año pasado recibió un premio Guggenheim por su último álbum, «No Beginning No End», un proyecto diferente de lo suyo habitual, puesto que se trata de una obra para coro, cuarteto de cuerdas y grupo de vientos. Nunca había venido a la Argentina, y lo más cerca que estuvo fue cuando tocó algunas veces en el festival de Punta del Este.

Para compensar, ahora hará doblete, ya que también será protagonista destacado en el encuentro musical de Rosario que arrancará el viernes. Músico talentoso, pianista de buena técnica, reconocido improvisador. Todo eso fue más que suficiente para que Werner tuviera la responsabilidad de abrir la edición 2011 del Festival de Jazz de la Ciudad. Y si bien su participación incluyó además un concierto de solo piano (ayer, en el teatro Regio) y una master class (hoy a las 14 en la misma sala), es evidente que el formato de trío, con dos músicos jóvenes con quienes toca desde hace más de una década, fue un buen arranque para este encuentro musical de cada año.

Werner es un artista clásico, y así fue este recital de apertura. Recorrió un par de los títulos de su cosecha incluidos su álbum «Beat Degeneration» -registrado en 2002 en París con el mismo trío-, como «Little Blue Man» o «Trio Imitation». Revisitó piezas de otros autores que también ha tocado muchas veces como «If I Should Lose You» (Ralph Rainger), «Peace» (Orase Silver) o «In Your Own Street Way» (Dave Brubeck).

Mostró su lectura jazzística de la «Siciliana» de Bach y dio espacio a sus compañeros, que se lucieron en una tenida brillante sobre el final del concierto y antes de los bises. Y mostró toda su capacidad como improvisador y como director de un formato instrumental que tiene larga tradición en el género y parece hecho a su medida.

Apertura de «Buenos Aires Jazz.11». Actuación de Kenny Werner (piano) coin Johannes Weidenmueller (contrabajo) y Ari Hoenig (batería). (Teatro Coliseo, 1º de noviembre).

Dejá tu comentario