20 de noviembre 2008 - 00:00

Kunkel: entre Rico, Solá y el fin del operativo clamor

Carlos Kunkel
Carlos Kunkel
«No soy kirchnerista, soy peronista.»

Lo dijo Carlos Kunkel, ex jefe estudiantil de Néstor Kirchner y el más antiguo de los protokirchneristas, ferviente protector de Aldo Rico y activo detractor de quien fue una estrella -ahora en fuga-de la cosmogonía K, Felipe Solá.

Tras una temporada de silencio, volvió Kunkel y lo hizo, por radio, para justificar el respaldo al ex carapintada Rico en San Miguel, castigar al ex gobernador y embestir contra Alberto Fernández. Todo, además, vestido de peronista, no de kirchnerista.

Un oyente -o lector-descuidado podría imaginar que ese Kunkel no es, o ya no es, el acalorado vocero K que ejerce el comisariato sobre la tropa bonaerense. Y, si se lanza a especular, podría interpretar que Kunkel acaba de estrenar el poskirchnerismo.

Al punto: puede entenderse que los Libres del Sur, comandados por un ex erpiano como Humberto Tumini, o Luis D'Elía o algún peronista escurridizo rehúsen ser calificados de kirchneristas, pero genera, como mínimo, curiosidad si el reacio es nada menos que Kunkel.

El diputado se prestó, ayer, a una charla-radial en la que, además, declaró la suspensión del operativo clamor para convertir a Kirchner en candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos-Aires, en las eleccionesdel año próximo.

«De eso no se va a hablar hasta dentro de siete u ocho meses», avisó y sus palabras sonaron a clausura definitiva de esa aventura. Fue, Kunkel, uno de los que echaron a correr el nombre de «Néstor «como antes, en 2005, prelanzó a Cristina senadora y en 2007 a la dama a la presidencia.

Si sigue, a pesar de que ya no sea kirchnerista, como portador de las novedades que Olivos, no quiere poner en boca de voceros oficiales, puede entreverse que la idea de postular a Kirchner en la provincia se va desinflando camino a convertirse en anécdota.

Lejos de otros tiempos de pronósticos airadamente optimistas, ayer Kunkel también valoró sin estridencias que en 2009 mucha gente acompañará a los candidatos del gobierno. Poca euforia en palabras de un dirigente que en 2009 debe renovar su banca.

Más ímpetu le dedicó a la defensa de Aldo Rico, a quien respalda como candidato a presidente del PJ de San Miguel.

«Lo apoyo porque compite contra un candidato de Alberto Fernández y contra otro de Felipe Solá», dijo, a modo de explicación a las apuradas. Según Kunkel, Franco La Porta, el diputado provincial, es un potencial felipista y Joaquín de la Torre, el intendente local, tributa al ex jefe de Gabinete. De acuerdo con el prisma kunkeliano, Rico encarna la opción más kirchnerista/ peronista de San Miguel.

En rigor, Kunkel cree contaminado todo aquello que huele a Solá. Y, pegarle al ex gobernador, se ha convertido en uno de sus deportes favoritos. «Volvió a estar con la oligarquía que siempre defendió», dijo el diputado, en referencia a la salida de Solá del bloque del FpV. Le facturó, además, al ex gobernador que engañó a los productores cuando votó en contra de la Resolución 125 que les hubiese permitido a los chacareros recibir compensaciones por 500 millones de pesos. A Solá, además, lo torea con que se anime a «ver qué respaldo electoral» logra en 2009.

Dejá tu comentario