29 de mayo 2013 - 00:00

La Argentina acusó a Europa de “proteccionismo agresivo”

Héctor Timerman
Héctor Timerman
El Gobierno acusó ayer a Europa de impulsar un "agresivo proteccionismo" al imponer aranceles a las importaciones de biodiésel de la Argentina y de Indonesia.

"Ante la incapacidad de competir, Europa impulsa un agresivo proteccionismo contra el biodiésel argentino", afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores mediante un comunicado, a la vez que manifestó la disposición del Gobierno para "efectuar todas las acciones que sean necesarias, dentro del derecho internacional" para proteger a productores y exportadores argentinos.

La Comisión Europea (CE) anunció ayer que impondrá aranceles a las importaciones de biodiésel argentino e indonesio, al considerar que ambos países venden este combustible en forma desleal, por debajo del precio de costo con el objetivo de copar el mercado.

Esta decisión "representa una acción más en el escalamiento del histórico proteccionismo europeo, agravado hoy por la crisis que atraviesa la Unión Europea", afirmó la nota del ministerio que encabeza Héctor Timerman.

Agregó que las medidas "se deben a la incapacidad de los productores europeos para competir con productores más eficientes" y que "se trata de una decisión de neto corte proteccionista que carece de justificación técnica".

La CE fijó aranceles provisorios de entre el 6,8% y el 10,6% para las importaciones de biodiésel argentino. En el caso de Indonesia, el rango fue aún más amplio (0% a 9,6%).

La Argentina es el principal exportador mundial de biodiésel y junto con Indonesia representa el 90% de las importaciones de este producto por parte de la UE.

La Cancillería argentina recordó el reclamo "para contrarrestar este proteccionismo europeo" que formalizó el 15 de mayo pasado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) rechazó en un comunicado la denuncia de la UE sobre "prácticas de dumping por parte de los productores-exportadores argentinos" y manifestó su respaldo a las gestiones del Gobierno. La entidad está integrada, entre otras empresas, por las filiales locales de los gigantes del sector agroalimentario estadounidenses Bunge y Cargill.

En 2012, la Argentina logró revertir una medida impuesta por España, que modificó entonces su normativa para importar biodiésel extracomunitario tras la decisión del Gobierno de Cristina de Kirchner de expropiar el 51% de las acciones de la petrolera YPF.

Dejá tu comentario