15 de diciembre 2011 - 00:00

La Bancaria adelantó que no hará ‘‘golpismo’’ contra Moyano

Juan José Zanola
Juan José Zanola
La Bancaria se convirtió ayer en el primer gremio, fuera de los sindicatos vinculados al transporte, que abiertamente apoyaron a Hugo Moyano tanto en su continuidad al frente de la CGT como en los reclamos que el camionero viene sosteniendo y que hoy declamará en el acto de Huracán. Según los representantes de los operarios del sector financiero, Moyano debe continuar al frente de la central sindical, ya que, de lo contrario, sería «hacer golpismo».

La definición pertenece a Sergio Palazzo, el secretario general adjunto que maneja en estos tiempos el gremio y que defendió la estabilidad del titular de la central sindical. Definió, además, su sindicato como aliado estratégico en los reclamos moyanistas. En particular, los bancarios apoyaron la necesidad de aumentar rápidamente, sin esperar a marzo o abril del próximo año, el mínimo no imponible de Ganancias, además de presionar por la redistribución de la renta de las entidades financieras entre los operarios del sector.

Según afirmaron los bancarios, prácticamente todos los trabajadores del sector están alcanzados con el Impuesto a las Ganancias. Además, aseguran que por el nivel de retribución general de los operarios del sistema financiero, todos se encuentran fuera de los beneficios de la asignación universal que impone un mínimo de 5.200 pesos mensuales como tope. Además, los bancarios se autodefinieron como el sector donde más impactará la quita de subsidios a los servicios públicos que está diseñando el Gobierno nacional. Esto ratificaría la posición de reclamos generales por una mejora en Ganancias para paliar las pérdidas en los ingresos que tendrá el sector desde marzo, cuando la quita de los subsidios funcione a pleno.

Urgencia

Además, el sindicato aseguró que desde la próxima semana reclamará nuevamente, y como se negoció a fines de 2010, tres pagos a cuenta de la negociación de paritarias que comenzarán a fines de febrero. Sucede que el acuerdo paritario del sector cierra el 31 de diciembre, pero tradicionalmente se prorroga la discusión al comienzo de las negociaciones de todos los sectores gremiales. Sin embargo, los bancarios no quieren esperar a marzo para definir un aumento, y reclaman un alza salarial a cuenta desde el primer mes de 2012. La cifra con la que se especula es de no menos de 1.000 pesos mensuales para el primer trimestre, a cuenta de un acuerdo final.

Los empleados bancarios se quieren sumar además al asueto por fin de año que otorgó el Gobierno al personal de la administración pública nacional y de la provincia de Buenos Aires. En la reunión, el secretario de Prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe, expresó que el sindicato demanda tener libres los días 23 y 30 de diciembre, después de un año en el que la «sobrecarga laboral ha sido mucha». Indicó a su vez que los viernes anteriores a Navidad y Año Nuevo la actividad en las entidades bancarias disminuye hasta un 60%.

Por su parte, Palazzo dijo que el sindicato pretende que en el marco de las paritarias se habilite la conformación de una comisión específica de discusión de reparto de utilidades.

Ése será el ámbito para discutir los términos del proyecto de ley elaborado por el diputado moyanista y abogado de la CGT, Héctor Recalde.

Este año, La Bancaria había cerrado un aumento salarial del 30%, con un mínimo de $ 5.700 que cobraría cualquier trabajador cuando comienza a trabajar en un banco. Sin embargo, el sueldo promedio se encuentra en los 10.000 pesos, lo que ubica al sector dentro del límite de 5.998 pesos con los que se tributa Ganancias.

El gremio es además uno de los principales impulsores de un cambio generalizado en la forma en que se elige el secretario general de la CGT. Según la conducción de La Bancaria, el conductor de la CGT debería votarse a partir de la elección abierta de cada afiliado a un sindicato, y no por el actual sistema de colegialización. Según fuentes cercanas a Moyano, habría varios colaboradores del camionero que apoyarían esta visión, que, según sus números, le garantizaría al actual titular de la CGT una reelección.

Palazzo habló además del «proceso de consolidación institucional de La Bancaria a partir de comicios validados en todas las instancias por la Justicia» y expresó que en un año «se renovaron por el voto directo y secreto de los afiliados las conducciones de 51 seccionales y 427 comisiones internas».

Dejá tu comentario