La Casa Blanca hizo un papelón por la muerte de McCain

Edición Impresa

Washington - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, finalmente habló sobre el fallecido senador John McCain y firmó el decreto para que la bandera flamee a media asta en la Casa Blanca.

"Pese a nuestras diferencias sobre la política, respeto el servicio del senador John McCain a nuestro país y, en su honor, firmé la proclamación para bajar la bandera de Estados Unidos hasta el día de la sepultura", afirmó Trump en una nota, poco después de que hubiera ordenado que fuera retirada la media asta (ver foto).

En virtud de una vieja enemistad, con McCain actuando como uno de los republicanos más adversos al mandatario y con este habiendo llegado a dudar de las credenciales del anterior como héroe de la guerra de Vietnam, el jefe de Estado se negó ayer al menos tres veces a pronunciarse sobre el fallecido ante la prensa.

En mayo último, McCain escribió en su legado -dado el avance del tumor cerebral que no le dio tregua- que no quería a Trump en su funeral.

Finalmente, el mandatario hizo saber que su vicepresidente, Mike Pence, hablará en la ceremonia por el senador, el viernes, en Capitolio.

Trump se había negado, asimismo, a la publicación de un comunicado de la Casa Blanca en el que se rendía homenaje al senador fallecido el sábado destacándolo como "héroe", según informó The Washington Post.

El presidente, sin embargo, respondió a sus consejeros que prefería publicar un breve mensaje en Twitter.

"Mis condolencias y mis respetos más sinceros a la familia del senador McCain. Nuestros corazones y nuestras plegarias están con ustedes", escribió, de hecho, Trump poco después del anuncio del fallecimiento.

Agencias ANSA y AFP

Dejá tu comentario