La Corte de EE.UU. revisará la ley de salud de Obama, su reforma estelar

Edición Impresa

Washington - La Corte Suprema de Estados Unidos anunció ayer que aceptó tratar la constitucionalidad de la emblemática reforma sanitaria del presidente Barack Obama, una ley bajo fuego de sus rivales republicanos en plena carrera a las elecciones de 2012.

Un vocero del tribunal anunció que los nueve miembros examinarán «probablemente» el caso en marzo y se espera que en junio emitan un fallo, sólo cinco meses antes de la convocatoria a las urnas. La Corte estudiará dos demandas paralelas: la del Gobierno, que solicita decretar la validez de la medida, y otra que incluye las querellas de 26 estados y pequeños negocios que quieren anularla.

En abril pasado, la Corte Suprema rechazó tratar el caso y lo delegó a tribunales inferiores, si bien finalmente decidió abordarlo ante las decisiones contradictorias adoptadas por ellos. Así, un tribunal de apelaciones de Georgia (sudeste) consideró la ley inconstitucional. Otros dos, también de segunda instancia, de Ohio (norte) y de la capital federal, Wa-shington DC, confirmaron su constitucionalidad. Una cuarta, en Virginia (este), anuló el dictamen de inconstitucionalidad tomado en primera instancia.

Poco después de conocerse la noticia, la Casa Blanca expresó su satisfacción porque la Corte Suprema vaya a examinar esa norma legal, pieza clave en la campaña presidencial de Obama en 2008. «Estamos complacidos porque la Corte aceptó escuchar el caso», dijo el vocero de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, al indicar que la ley ampliará la cobertura sanitaria a más de 32 millones de personas adicionales y que constituía un largo sueño de los demócratas. «Sabemos que la reforma» de la salud «es constitucional y confiamos en que la Corte Suprema la aceptará», acotó.

Gracias a la medida, aseguró Pfeiffer, «un millón más de jóvenes tienen seguro de salud, las mujeres están teniendo acceso a mamografías y servicios preventivos sin pagar ni un centavo más, y las compañías de seguros tienen que gastar más en las primas de cuidado de salud en lugar de en publicidad y bonos».

La oposición afirma que la disposición más controvertida de la ley -la que ordena que las personas se beneficien de un seguro de salud obligatoriamente- viola derechos individuales establecidos en la Constitución.

Amenaza

«El pueblo estadounidense no apoyó esta ley cuando se aprobó con premura en el Congreso y no la apoya ahora que ha visto lo que hay en ella», acotó el portavoz del Partido Republicano, John Boehner. «El Gobierno toma una posición sobre el seguro de salud que es amenazante para los empleos, incrementa los costos y pone en peligro la cobertura de millones de estadounidenses y yo espero que la Corte lo rechace», remató Boehner.

Sin embargo, el senador demócrata Patrick Leahy, jefe del Comité de Justicia, dijo que «la mayoría de los tribunales de justicia han apoyado la constitucionalidad de esta ley histórica».

Aunque no entra en vigor oficialmente hasta 2014, y los estadounidenses no están obligados a adquirir un seguro hasta entonces, la Casa Blanca ya inició el proceso de aplicación de algunos de sus componentes. De ser refrendada, se allanaría el camino para que cerca de 35 millones de personas, de los 50 millones que actualmente no tienen cobertura médica, pasen a percibirla.

La Corte Suprema tiene previsto en total cinco horas y media de audiencia, de las cuales dos evaluarán la constitucionalidad del requisito de que cada estadounidense obtenga un seguro, y otros 90 minutos estarán dedicados a decidir qué pasará si ese punto es declarado inconstitucional: si se anula toda la ley o sólo algunas partes.

Medios estadounidenses resaltaron ayer cómo este caso podría ser el más importante que discuta la Corte Suprema desde que decidió sobre el enfrentamiento entre George W. Bush y Al Gore en 2000 en torno del recuento de votos en Florida, que selló la victoria electoral del político republicano.

Agencias EFE, AFP, Reuters y ANSA

Dejá tu comentario