La devaluación de agosto fue la mayor de los últimos 4 años

Edición Impresa

• El Gobierno se ve apremiado por la pérdida de reservas, la caída del real y la mayor presión sobre el dólar “blue”

Apremiado por la pérdida de reservas, la caída del real, la presión sobre el "blue" y el fallo adverso en la Corte de Estados Unidos, el Banco Central se ve obligado a convalidar hasta estos días la mayor depreciación del peso de los últimos cuatro años y medio.

La suba del tipo de cambio oficial fue del 2,3% en lo que va de agosto (pasó de los $ 5,515 a los $ 5,64), y alcanzó así el mayor ritmo mensual registrado desde abril de 2009. La tasa anualizada también es, a esta altura, un récord cambiario: el 32% reflejado en el mes ya supera, en mucho, el encarecimiento que en igual período mostró el billete que se vende en las cuevas de la City porteña (el "blue").

A sólo días de que termine agosto, el movimiento del tipo de cambio ya desafía un último pronóstico oficial: "Los que pretendan ganar a costa de devaluaciones, van a tener que esperar a otro Gobierno", había dicho el 6 de mayo pasado, en Casa de Gobierno, la propia Cristina de Kirchner.

La ansiedad de los especuladores empezó a ser saciada antes de tiempo. Y no hubo que esperar, finalmente, un cambio de gestión: el avance de la moneda local, de 13 centavos en un mes, amenaza ahora con provocar los efectos inflacionarios y redistributivos que, aquella vez, dijo querer evitar la Presidente.

El movimiento del billete en las casas de cambio y los bancos de la City no sólo debe responder ahora a la depreciación del real en Brasil (la moneda del principal socio comercial de la Argentina se deslizó de las 2,26 a las 2,40 unidades por dólar en sólo dos semanas), sino también a la estampida que se empezó a sentir en estos días sobre el "blue" (quedó ayer en $ 9,25) y al fuerte drenaje de divisas que en estos meses sufrió el organismo oficial.

Ayer, a minutos de que terminara la cadena nacional en la que se ratificaba la "voluntad de pago" del Gobierno sobre la deuda en dólares, el organismo comunicó una caída de reservas de u$s 80 millones que dejó el stock debajo del piso de los u$s 37.000 millones. El "goteo" ya acumula u$s 6.200 millones en los primeros siete meses de este año, y empeora cada vez más el respaldo de las reservas sobre los pesos que circulan en la economía (la base monetaria). La relación entre ambas variables ya arroja un dólar de $ 8,70, muy similar al "blue".

Con todo, Brasil fue, siempre, el mayor de los desvelos de Marcó del Pont para apurar decisiones drásticas sobre el tipo de cambio. La consultora Ecolatina alertó en estos días que el tipo de cambio real bilateral con ese socio comercial cayó el 10% en lo que va del año. Y que "la pérdida de competitividad bilateral y el bajo crecimiento puede tener un fuerte impacto en la economía argentina porque el 21% de las exportaciones son enviadas al país carioca (aproximadamente el 40% de las exportaciones industriales y el 80% de las automotrices)". Este nuevo escenario es el que explicaría, así, el salto cambiario de las últimas semanas.

Dejá tu comentario