La economía llegó ya a los niveles previos a la crisis

Edición Impresa

En junio, la economía argentina llegó a los niveles máximos que había alcanzado antes de que comenzara a impactar la crisis internacional en el país en 2008. Así surge de distintas estimaciones privadas, que afirman que la fase de recuperación desde que se produjo la caída en la expansión del producto llegó a su límite y que, de ahora en adelante, se inicia una etapa de crecimiento genuino.

Tanto para las estimaciones del Estudio Bein, como para Orlando J. Ferreres y Asociados y para Gabriel Rubinstein y Asociados, entre junio y julio la economía alcanzó los niveles de 2008. «El mes pasado estuvo un 0,3% por debajo y este mes ya superó el máximo de setiembre de 2008», sostuvo Fausto Spotorno, de OJF y Asociados.

Marina dal Poggetto, del Estudio Bein, indicó que hubo dos sectores que en la crisis aceleraron la caída: el agro, por la fuerte sequía, y la producción de bienes durables. «Son precisamente los dos que ahora subieron bastante. De hecho, en el segundo trimestre de 2010 se computa la cosecha de soja, que fue récord este año», señaló. Al nivel máximo para la economía argentina se había llegado en septiembre de 2008. Luego de ese año sobrevinieron siete meses de caída, hasta abril de 2009, momento en el que comenzó la recuperación. Fue así que llevó 15 meses, hasta junio de 2010, alcanzar lo que se había perdido. Es decir, se necesitó más del doble del tiempo para crecer lo que se había perdido por la contracción económica.

Es así que ahora empiezan nuevamente a aparecer los problemas que se enfrentaban en ese momento: falta de inversión en ampliación de plantas, cuellos de botella energéticos, más presión a los precios por mayor demanda y la necesidad de cubrir los faltantes con mayores importaciones, que tanto dolor de cabeza provocan al Gobierno. «Hay margen todavía en algunos sectores para crecer», afirmó Pablo Repetto, economista de la consultora de Gabriel Rubinstein.

Para Spotorno, en cambio, «ya no hay margen para crecer sin inversiones. Sin nuevos fondos ya no se podrá crecer a los niveles del 8% o el 9% anual. No obstante, la expansión que se podrá alcanzar será del 4% o el 5%». Dal Poggetto resaltó que «buena parte del aumento de la demanda, al no haber respuesta de la oferta interna, se hace con importaciones».

Ayer, OJF y Asociados difundió un informe en el que detalla que la economía, según sus estimaciones, creció un 10% en junio en la comparación con el mismo mes de 2009. Con esa suba, acumuló en los primeros seis meses de 2010 un incremento del 7%. También Gabriel Rubinstein y Asoc. dio a conocer sus números, que indicaron que en junio la expansión fue del 7,8% en el registro interanual y en el acumulado el alza llegó al 5,7%.

Las perspectivas sobre el rumbo de la economía son optimistas. Para este año, las estimaciones privadas vaticinan un crecimiento de entre el 6% y el 10%. Y, para el año que viene, seguirá expandiéndose, aunque a un ritmo un poco menor, de alrededor del 6%.

Dejá tu comentario