La Plata: Garro debió salir a desmentir renuncia a intendencia

Edición Impresa

Buenos Aires - "Van a tener que esperar varios años para que me vaya".

La aclaración brotó, presurosa, de boca del intendente de La Plata, el macrista Julio Garro, luego de una andanada de febriles versiones sobre un pedido de licencia o incluso sobre su renuncia, a sólo tres meses de su asunción.

El dirigente atribuyó de manera indirecta la usina de rumores a sectores del peronismo local.

"Si Cambiemos está integrada por el PRO, la UCR y la CC, afuera quedan pocos actores y uno piensa que pudo haber surgido desde ese lugar", disparó.

Pero las versiones tienen como telón de fondo una gestión endeble que recibe fuertes cuestionamientos por la falta de avances notorios, incluso desde sectores internos del PRO platense, con llegada a altos funcionarios de Mauricio Macri y al propio Presidente.

Con una ciudad deteriorada que genera malestar entre los vecinos, lejos quedaron los ecos de su triunfo en las urnas en octubre pasado, cuando se impuso por más de 10 puntos y dejó sin reelección al por entonces intendente del Frente para la Victoria Pablo Bruera.

La gestión de Garro se inició con la polémica represión a principios de enero de un grupo de estatales municipales, que se manifestaba en contra del despido de contratados.

Luego le estallaron conflictos por designaciones fallidas de gabinete, que derivaron incluso en la renuncia de tres funcionarios municipales.

La falta de resultados concretos de gestión contrastó, sin embargo, con el hincapié en poner la lupa en la "herencia recibida" de parte de Bruera, que derivó en la presentación de varias denuncias judiciales.

Días atrás, y en medio de la embestida de María Eugenia Vidal en pos de la transparencia en la Policía, Garro saltó a los títulos nacionales tras el sugestivo asalto que sufrió su familia en la casa que habitan en el club de campo Grand Bell, por el cual fue detenido un suboficial de la Policía que vivía en el lugar.

Dejá tu comentario