27 de noviembre 2013 - 00:00

La pobreza y el mercado

La pobreza y el mercado
Los números más recientes son de 2010 y son indignantes, obligándonos a todos a hacer lo posible para que esto no ocurra: 1.210 millones de personas (400 millones de niños menores a los 13 años) vivían entonces en condiciones de pobreza extrema -ingresos de menos de u$s 1,25 de 2005 por día- en todo el mundo. La "buena" noticia es que la pobreza global se está reduciendo más rápidamente de lo que se creía posible; en 1981 los indigentes (1896 millones) eran el 52,1% de la población mundial y según los últimos datos cayeron al 20,6% de los habitantes del globo (cinco años antes de lo esperado). El problema es que la reducción más significativa de la pobreza se produjo en China (del 84% de la población bajó al 12%) y la India (del 60% bajó al 33%), en tanto que en los otros países menos desarrollados apenas retrocedió del 63% al 44% (hubo 103 millones más de pobres y hoy cobijan el 29% de todos los indigentes, cuando en 1981 tenían el 13%); lo que es peor, sus pobres son tan pobres como eran entonces (de u$s 0.74 por día pasaron a ganar u$s 0.78 en 2010; en China pasaron de u$s 0.67 a u$s 0.95 y en India de u$s 0.84 a u$s 0.96). Ahora la expectativa del Banco Mundial es que para 2020 apenas el 9% del mundo sea indigente, lo que podría ser mucho más difícil de alcanzar. La causa más importantes tras la caída de la pobreza desde 1981 ha sido la adopción de la economía de mercado; irónicamente los países con más pobres son también los que más se han resistido a ella. Con el mayor respeto, como vieron los padres jesuitas de la escuela de Salamanca, lo que mata y es tiránico (o injusto) no es este sistema económico, sino las personas/políticos. El Dow trepó el 0,26% marcando un nuevo récord en 16.072,8 puntos.

Dejá tu comentario