La vida de los cineastas con la mirada del teatro

Edición Impresa

Sin utilizar filmaciones ni video, el director Mariano Pensotti se propuso mostrar en "Cineastas" la vida privada de cuatro realizadores de Buenos Aires y su relación con las películas que filmarán a lo largo de un año, con un elenco integrado por Horacio Acosta, Elisa Carricajo, Valeria Lois, Javier Lorenzo y Marcelo Subiotto. Luego de su paso por varios festivales europeos, la obra debutó el domingo pasado en el Teatro Sarmiento. Se trata de una producción asociada del Complejo Teatral de Buenos Aires y el Grupo Marea a la que se sumaron el Kunstenfestivaldesarts (Bruselas), Wiener Festwochen (Viena), el Hebbel Am Ufer (Berlin), Holland Festival (Amsterdam), Festival d'Automne (París) y el Theaterformen Festival (Hannover).

"¿Nuestras ficciones reflejan el mundo o es el mundo una proyección distorsionada de nuestras ficciones?", se pregunta el director. Su espectáculo se desarrolla en dos escenarios paralelos, uno para las vidas y otro para las ficciones, con un recurso propio del cine (el "split screen" o pantalla partida) que permite contrastar dos hechos simultáneos.

La ciudad de Buenos Aires siempre estuvo muy presente en las obras de Pensotti, tanto en sus intervenciones urbanas ("La marea", "Interiores") como en su anterior espectáculo "El pasado es un animal grotesco" (2010) que ya participó en más de 20 festivales internacionales. Dialogamos con él:

Periodista: Usted sólo se ocupa de cuestiones urbanas.

M.P.:
Sí. Los personajes que a mí me interesan son decididamente urbanos y comparten un rasgo muy de Buenos Aires que tiene que ver con un entrecruzamiento de la cultura alta y baja, por llamarlo de alguna manera. Para mí es muy porteño esto de ir al Colón por la mañana y a la noche poner a Tinelli. No lo juzgo, es un fenómeno muy interesante. Me interesa la multiplicidad de historias, lo épico de los sucesos cotidianos y mostrar cómo influyen las historias de las ciudades en las vidas personales y cómo éstas construyen la historia colectiva de una ciudad.

P.: ¿Lo que consumimos culturalmente moldea nuestra personalidad?

M.P.:
El cine, y el arte en general son formadores de personalidad: somos lo que las películas, los libros y la televisión nos han hecho ser. "Cineastas" explora la compleja relación que existe entre realidad y ficción: de qué manera la vida, las experiencias cotidianas, influyen en las ficciones, pero sobre todo en qué medida nuestras vidas han sido construidas a partir de ficciones.

P.: ¿Usted siente que la ficción moldeó su vida?

M.P.:
El noventa por ciento de lo que hago está influido por lo que consumí de literatura, cine, teatro... y como muchos escritores siempre llevo conmigo una libretita en la que voy anotando lo que se me ocurre para volcarlo después en mis historias. Las experiencias que vivo van influyendo en mis creaciones. Por ejemplo, el haber sido padre.

P.: ¿"Cineastas" no incluye ninguna proyección?

M.P.:
No y ése era precisamente nuestro desafío, que un grupo reducido de actores fueran capaces de representar y narrar tanto las vidas como las películas de estos personajes a través de un mecanismo teatral que es efímero. Al igual que "El pasado es un animal grotesco", ésta es una experiencia épica en la que se cuentan ocho historias con muchos personajes y apenas cinco actores. P.: ¿Puede anticiparnos alguna de estas historias?

M.P.:
Una directora experimental se separa de su marido mientras realiza un documental sobre la separación de la Unión Soviética a través de sus películas musicales. Otra directora, hija de un desaparecido, recibe el encargo de filmar una película sobre un desaparecido que sorpresivamente regresa vivo en 2013 y desequilibra la vida burguesa de sus hijos...

P.: ¿Pero esto sucedió realmente?

M.P.:
No. Que yo sepa es completamente ficcional. En la obra, la directora de esa película es hija de desaparecidos y el guión se lo imponen unos productores franceses. Para ella, hacer una película sobre un desparecido que vuelve es casi un insulto. Sería darle argumento a los que sostienen que los desaparecidos están viviendo en Europa. Lo que importa es el efecto que tendría en los hijos el regreso de un desaparecido.

P.: ¿Cómo es su visión de Buenos Aires?

M.P.:
Creo que es posible contar lo que sucede en Buenos Aires, no a través de los que les pasa de verdad a mis vecinos, sino a través de los libros que se escriben, de la música que se hace o de las películas que se filman. Por otro lado, uno siempre viaja a los lugares influido por las ficciones que esos lugares han generado. Nunca conocemos las ciudades por las historias de sus habitantes, las conocemos por su producción ficcional. También me interesó enfocar esa modalidad ficcional que tienen muchos porteños que aún hoy se ven como "europeos en el exilio" antes que como verdaderos latinoamericanos.

Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario