Lanza banco artillería judicial por poda de fondos

Edición Impresa

El Gobierno porteño y el Banco Ciudad de Buenos Aires esperan la promulgación de la ley que le quita a la entidad crediticia los depósitos provenientes de los fueros Laboral y Comercial, para lanzar varias demandas simultáneas reclamando por inconstitucionalidad de la norma y solicitando una medida cautelar que frene que esos fondos vayan al Banco Nación.

Tras la sanción de la norma, el miércoles en el Senado, los cruces entre el kirchnerismo y el macrismo subieron de tono, como el contrapunto entre Amado Boudou y el titular del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger.

Con el asesoramiento del constitucionalista Alberto García Lema, el Banco Ciudad ya tiene listos los escritos que presentará no bien la ley sea publicada en el Boletín Oficial y, por su parte, la Procuración porteña, a cargo de Julio Conte Grand, agregará adhesiones a la petición judicial de la entidad crediticia.

Considerarán en el reclamo que el Congreso no tiene facultades sobre la cuestión, que en cambio es competencia de la Legislatura porteña. Explicarán que la llamada ley Cafiero, que acotó la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, reservó para la Nación distintos rubros, pero nada del Banco y que por eso el Congreso no tendría facultad para anular la ley que en los 60 impuso que los depósitos judiciales se realicen en el Ciudad. El argumento es que están transferidos desde entonces y ratificada esa transferencia por la ley Cafiero, de modo que «los legisladores nacionales no pueden destransferir» los fondos que suman unos $ 7.000 millones anuales.

La defensa de la ley estuvo a cargo ayer del kirchnerismo, que la impulsó, inclusive del senador porteño Daniel Filmus, criticado por el PRO. Entre otros, Amado Boudou aseguró que «hay un espacio político muy retrógrado que quiere frenar la voluntad popular» y que «en un editorial de octubre de 2009 firmado por Federico Sturzenegger en la revista institucional del Banco Ciudad sostuvo: para nosotros el fondeo judicial ha acarreado pérdidas y no ganancias».

El titular del banco salió a replicarle mediante una carta pública que «Boudou se entretiene sacando de contexto un editorial de la revista interna del Banco Ciudad del año 2009, que se refería a una pérdida puntual originada en un fallo judicial del año 2007 por el que se dolarizaron los depósitos judiciales, generando un perjuicio al Banco Ciudad. En esa tarea estaba Boudou mientras en las puertas del Congreso se desplegaba un desmesurado operativo represivo que no escatimó en recursos, incluidos los carros hidrantes, la división perros y el gas pimienta para ir contra los trabajadores».

La vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, se sumó a la polémica y confirmó ayer que el Gobierno macrista irá a la Justicia para evitar el traspaso de los fondos. Vidal consideró que «ha sido muy arbitraria y no genera ningún beneficio» la medida, por lo cual solicitarán una medida cautelar.

«Estamos esperanzados en que si la Justicia dicta alguna medida cautelar, eso va a evitar cualquier decisión en ese sentido», señaló la vicejefa y consideró que «el Banco Ciudad ha sido muy bien administrado, no sólo por nuestra gestión sino también por gestiones anteriores».

La funcionaria destacó que «el 60 por ciento de los activos del Banco Ciudad se destina a dar créditos» y que «en los últimos años los créditos hipotecarios se han multiplicado por cuatro y los préstamos a las pymes se han multiplicado por siete». En cambio, dijo Vidal, «la mitad de los fondos del Banco Nación van a parar al Gobierno nacional». Para la vice de Macri, la sanción de la ley responde a «una forma de gobernar del kirchnerismo, que cuando algo no le gusta avanza sistemáticamente sin medir consecuencias y generando daño».

Dejá tu comentario