Lanza negociación el Gobierno de Colombia con debilitadas FARC

Edición Impresa

Bogotá - El Gobierno colombiano y la narcoguerrilla de las FARC empezarán conversaciones de paz próximamente, con mediación de Noruega, Venezuela y Cuba, en un nuevo intento por poner fin a un conflicto de casi cinco décadas. La versión fue confirmada anoche por el presidente Juan Manuel Santos, a diez años del fracaso de la última negociación.

Tras confirmar la información dada por el canal Telesur, el jefe de Estado precisó que «los acercamientos que se han hecho y los que se hagan en el futuro» se enmarcan en tres principios: «aprender de los errores del pasado para no repetirlos, darle fin al conflicto y mantener operaciones y presencia militar en todo el país». Las conversaciones, de los que están enterados los gobiernos de Estados Unidos, Noruega, Venezuela y Cuba, podrían iniciarse en La Habana o en Oslo, indicaron medios de prensa.

Según las versiones, en esta instancia Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) incluirían la no extradición de los máximos jefes del grupo guerrillero, muchos solicitados por EE.UU. por cargos de narcotráfico y terrorismo. Santos discutió sobre la negociación de paz con las FARC con sus pares de Venezuela, Hugo Chávez, y de Cuba, Raúl Castro, en un encuentro en La Habana, en marzo de este año.

Por el momento, trascendió que los interlocutores de las FARC serían el jefe militar Wilson Valderrama Cano, alias «Mauricio» o «El médico», así como el llamado canciller «Rodrigo Granda», lo mismo que «Marcos Calarcá» y «Andrés París», ambos antiguos negociadores. Por el lado del Gobierno colombiano participarían el actual consejero para la Seguridad, Sergio Jaramillo; el ministro del Medio Ambiente, Frank Pearl, y Enrique Santos Calderón, periodista y hermano del presidente Santos.

Además, se baraja la posibilidad de que algún expresidente acompañe el proceso como negociador, y al respecto se consideró significativo que César Gaviria, que después de gobernar en Colombia de 1990 a 1994 fue secretario general de la OEA, se entrevistara ayer con Santos.

La noticia se conoce en medio de una intensificación del conflicto en diferentes zonas de Colombia, que impactó con inusual fuerza en sectores productivos como el petrolero, minero y energético, pero que también golpeó a los civiles.

Aunque en los últimos años la narcoguerrilla marxista se ha ido debilitando por el acoso militar y las deserciones, aún mantiene la capacidad de cometer ataques de gran impacto. Con sus últimas acciones, las FARC, que cuentan con unos 8.000 combatientes y que son consideradas terroristas por EE.UU. y la Unión Europea, intentarían demostrar su poderío militar de cara a una eventual negociación de paz, según analistas. Precisamente, la creciente inseguridad fue uno de los principales factores para que la popularidad de Santos caiga precipitadamente.

Las últimas negociaciones de paz con las FARC se produjeron durante el Gobierno del expresidente conservador Andrés Pastrana y se extendieron entre 1999 y 2002, pero fracasaron por una intensificación de los ataques y los secuestros.

Ese diálogo fue en Colombia, en una zona desmilitarizada de 42.000 kilómetros cuadrados cuyo control fue cedido por el Gobierno a los rebeldes, que la usaron para resguardarse, realizar actividades de narcotráfico y fortalecerse militarmente.

El máximo comandante de las FARC actualmente es Rodrigo Londoño, conocido como «Timoleón Jiménez» o «Timochenko», quien asumió en noviembre en reemplazo de Alfonso Cano, muerto en una operación militar en una zona montañosa del sur del país.

Agencias Reuters, EFE, AFP, ANSA y DPA; y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario