Larreta pactó paz con gremio de subte hasta fin de mandato

Edición Impresa

El Gobierno porteño firmó acta con metrodelegados, que busca frenar interrupción de subtes.

Para los sindicalistas se trata de un acuerdo que les permitirá realizar medidas de fuerza, pero para el Gobierno porteño es un pacto que frenará la apertura de molinetes y el paro de las líneas de subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires. Ayer, la Subsecretaría de Trabajo porteña, la empresa Metrovías que tiene la concesión del subte y los representantes de los llamados metrodelegados, llegaron a un acuerdo salarial, pero también suscribieron un acta, que en principio le da participación en la discusión paritaria a la agrupación que conducen Roberto Pianelli y Néstor Segovia y dispone condiciones antes de llegar a las medidas de protesta que afecten el servicios y a los usuarios.

El documento, que difundió el Gobierno porteño, consiste de un acuerdo que, entre otros puntos dispone que el gremio en cuestión -Asociación de Trabajadores de subterráneo y premetro (AGTSyP)- "se compromete a no adoptar medidas de acción directa ante cualquier conflicto que se pueda suscitar o se genere, sin el previo procedimiento" que consiste en que los conflictos "serán motivo de reuniones por el plazo de quince días" y "encontrándose las partes obligadas a negociar de buena fe, concurriendo a todas las reuniones que se convoquen".

Luego indican que "si en dicho lapso no fueran resueltos los conflictos originados, y en foma previa a tomar cualquier medida de fuerza la represantión sindical deberá preavisar en forma fehaciente con un antelación no menor de cinco días la medida a adoptar".

Pero, además, el acuerdo señana que si no se logra resolver el conflicto, que podría ser la suspensión de un trabajador por ejemplo, y los sindicalistas deciden emprender medidas a modo de protesta , las mismas "se ejercerán en el marco de la normativa vigente evitando en lo que esté a su alcance, que la circulación de los trenes se vea impedida por la obstaculización en las vías, andenes o cabinas".

Finalmente, el último artículo del acuerdo se refiere a que "la vigencia para las partes del presente convenio rige desde el momento de su suscripción y hasta diciembre de 2019".

"El Gobierno terminó de reconocer a nuestro sindicato. Hoy discutimos paritaria y firmamos un acta... Viva la unidad de los trabajadores", explicó Segovia en un mensaje en Twitter.

Después de cuatro meses de conflicto durante los cuales se realizaron medidas que perjudicaron a los usuarios y a la concesionaria, los metrodelegados y Metrovías firmaron ayer un acuerdo salarial por un 25,5%, más una recomposición del 3,6% y un bono de $4000 pesos por única vez.

Antes de firmar el acta de suba salarial, los sindicalistas suscribieron el acta en la cual se comprometieron a no obstaculizar el servicio.

"Más que las cuestiones numéricas que vamos a cobrar lo mas importante es que volvimos a la mesa de negociación y que Metrovías y el Gobierno de la Ciudad tuvo que firmar un acuerdo con nosotros", consideró Pianelli.

Dejá tu comentario