Lluvia de records en la segunda ronda de subastas en Londres

Edición Impresa

En la Subasta de Arte Contemporáneo y de Posguerra de la noche del 12 de febrero en Sotheby's, las obras maestras que fueron topes de cotización deberían según la casa rematadora- formar parte de un museo aún sin construir, exclusivamente dedicado a estos períodos, idea que seguramente está rondando ya la mente de algún megamillonario coleccionista.

Mientras tanto, la jornada, totalizó en u$s 147.477.000 y la estrella de la noche fue, sin duda, el monumental "Wand" (Pared) ),de Gerhard Richter, de vibrante colorido y gran tamaño (240 x 240 cm), que batió todos los récords del artista al alcanzar los u$s 29.192.468.. La pintura, que llegó de manos del artista, estuvo en su colección personal más de quince años, en los que sólo fue expuesta en las muestras de los grandes Museos de Europa y EE.UU.

La segunda en cifras, "S/T Roma" de Cy Twombly, se vendió muy por encima del estimado en medio de una lluvia de aplausos cuando el martillo bajó ante la oferta que, con gastos incluidos, totalizara u$s 20.285.727, estableciendo un nuevo récord para este artista en subastas europeas. El tercer puesto en la grilla de precios, sorprendió por tratarse de una obra gráfica: "Mao", de Andy Warhol, que se vendió en u$s 12.636.833.

La participación de compradores que llegaron desde 40 países significó un impulso extra para este tipo de eventos, ya que aportan un entusiasmo que hace subir al podio a nuevos artistas al pujar por piezas provenientes de catorce países.

El cuarto puesto fue para "Tenor" de Jean Michel Basquiat, que se vendió en u$s 7.149.848, y el quinto lugar fue para otra de las versiónes de "Abstraktes Bild", de Richter, que logró u$s 6.596.120. La sexta marca más alta fue para "Rosso Plastica" de Alberto Burri: u$s 6.042.392.

Fuera de los top prices, salió a remate una serie de obras de artistas ingleses encabezados por "Head on a green sofa", de Lucian Freud, vendido en u$s 4.934.936, "Rokoko" de Sigmar Polke, en u$s 4.196.632, más una estupenda colección que incluye varias obras de Lucio Fontana, un "Paisaje" de 1970 de Frank Averbach, "Jenufa" de Paula Rego, y obras de los pintores alemanes Martin Kippenberger y Anselm Kiefer, estos últimos,vendidos entre 400.000 y 1.500.000 dólares.

Mientras tanto, en la sede de Christie's de King Street, la jornada del 13 de febrero también en Posguerra y Arte Contemporáneo, recaudó un total de u$s 206.158.720 con el 83 % de los lotes, y un 95 % del valor estimado, siendo el segundo total más alto en una subasta europea de este ítem.

El precio máximo de la velada fue para "Retrato de George Dyer", de Francis Bacon vendido en u$s 70.042.870, precio récord en subasta para el artista en obras de un solo panel, ya que su récord anterior eran 142 millones de dólares por un tríptico de gran medida vendido en noviembre pasado en Christie's de Nueva York.

Otro de los "Abstraktes Bild" de Richter, que integraba la grilla, se fue en u$s 32.487.030, récord absoluto para el artista en subastas europeas.

Le siguieron "Cracked Egg", de Jeff Koons en u$s 23.376.950. "Black Hair", la llamativa pintura del italiano Domenico Gnoli en u$s 11.663.990, y "Peinture" de Pierre Soulages en u$s 6.086.390.

En la jornada del día 13, fue presentado un lote de obras de artistas británicos de varias generaciones, tales como Jenny Saville, Gary Hume y de obras de Bridget Riley y Gerald Laing y la "Eyes Wide Open", una colección italiana, que logró recaudar un total de u$s 63.020.936 , 14 récords de artistas, sobre un total general en la subasta sumando la jornada del 14 de Febrero de u$s 269.179.656.

Mas allá de lo impactante de las cifras topes, es de gran valor prestar atención a las franjas medias, ya que en en las precios de la mayor parte de la obra de un artista es donde veremos su real cotización y en el incremento anual constante es donde el arte cumple la función de inversión y resguardo, que esconde la posibilidad más interesante para el inversor amante del arte, ya que aunque sea cierto que los grandes récords siempre tienen injerencia en la formación del precio final, es lo que el artista dice y como lo expresa, lo que el mercado valorará a la larga.

Con el correr de los siglos, los movimientos especulativos de una u otra manera han intentado manipular los precios del arte, sea por razones económicas, ideológicas o ambas, lo que afecta a la porción más alta del mercado, no a la mayoría de los precios que se mantiene en base a la demanda más genuina.

Dejá tu comentario