"Lo importante es ofrecer un servicio increíble a valores que se ajusten al mercado"

Edición Impresa

El directivo de la aerolínea con base en Dubái explicó las claves que le permitieron mantener un modelo premium sin perder plata en 25 años.

"Emirates está en Argentina desde enero de 2012, con una operación diaria a Dubái con Boeing 777-300 vía Río de Janeiro. Pero Latinoamérica es un lugar donde todavía tenemos capacidad de crecimiento. Siempre estamos estudiando planes para la región", sostuvo Fernando Joselevich, manager de Emirates para Argentina y Uruguay en una entrevista con Ámbito Financiero.

¿Aún no hay mercado para un vuelo directo Argentina-Dubái?

Fernando Joselevich: Estamos siempre estudiando opciones en Argentina y en la región, tanto para operar directo como traer el Airbus 380 que tiene alrededor de 100 asientos más que el Boeing 777. Además, tiene un bar a bordo para pasajeros de primera y business y dos spa en primera.   

¿Hay flujo suficiente de pasajeros para traerlo?

F.J.
: Por ahora el B-777 funciona muy bien para lo que es la ecuación económica de esta ruta. Tiene nivel bajo de consumo de combustible. Es silencioso y ambientalmente sustentable.

¿Cómo hizo Emirates para mantenerse en un mercado donde perder plata es lo más frecuente?

F.J.:
Hace 25 años que ganamos plata, algo raro en la industria mundial. La única forma de mantenerte es no cambiar el formato con el que empezaste. En nuestro caso fue ofrecer un estándar de calidad más alto que la media. Y la reinversión constante, anticipándonos a lo que vendrá. Por ejemplo, tenemos internet a bordo desde hace más de 2 años. Y ofrecemos TV en vivo desde el Mundial de fútbol de 2014.  

¿Cómo llegan a ese estándar superior de calidad?

F.J.:
Alguien nos definió como la representación de la Belle Epoque de la aviación con la tecnología de hoy. Esto tiene que ver con que volar volvió a ser algo aspiracional, placentero. Siempre ponemos énfasis en hablar de experiencias de viajes. Y ofrecemos cuidados increíbles a nuestros pasajeros en todas las clases. A los que vuelan en business o primera les damos servicio de chofer en casi todos los lugares que volamos. Tenemos un sistema de entretenimiento a bordo con 3.500 canales. Cien son películas, 85 para chicos. Televisión en vivo, noticias, partidos de fútbol europeo en vivo. Un canal que te enseña a usar Linkedin de forma eficiente. Internet hasta 20 megas. Cosechas exclusivas de las bodegas más importantes del mundo y muchas más cosas. 

¿Esa experiencia superior implica precios más elevados?

F.J.
: No. Lo más importante es que podemos ofrecer un servicio increíble a valores de mercado. Mejor experiencia a igual precio. O tan poco más caro que la gente lo paga. Es lo que estamos haciendo. No podemos ser indiferentes a lo que los mercados están dispuestos a pagar por un determinado servicio. Hay momentos en que estamos con tarifas más bajas otros más altas, pero nunca fuera de contexto.

¿Cuál es su competencia directa en cuanto a servicios?

F.J.:
En primera clase no existe un producto similar. En lo demás puede haber cosas que gusten más o menos, o cosas imbatibles como nuestro sistema de entretenimiento a bordo. Es una experiencia única. Pero en un mundo tan globalizado hoy se compite con todo el mundo. Antes competías contra uno o dos que eran los clásicos. Ahora todos queremos volar a los mismos lugares, en forma propia o con compañía asociada. Volar es más accesible, hay más oferta y hay más demanda.

¿Cómo ven el mundo low cost? ¿Ustedes serían high cost?

F.J.:
En cuanto a experiencias de vuelo es claro que existe el segmento low cost y el de la aviación convencional. Dentro de la tradicional hay grises, con límites superiores e inferiores. Hay mercado para todos. Nosotros tenemos un modelo que consiste en darle cada vez más al pasajero en lo que hace a la experiencia. Luego eso se difunde y ayuda a tener un nivel de ocupación como tuvimos el año pasado mayor a 77% a nivel mundial.

¿Cuál es la franja de precios que fija Emirates para estar dentro del estándar del mercado?

F.J.:
Son precios muy dinámicos, que dependen de muchos factores. Y a veces hay campañas de promoción, como el Cyber Monday. Así, hemos tenido ofertas a 1.000 dólares finales con impuestos. Muchas veces es más caro ir a Miami que a Dubái. Si no estás acorde a valores de mercado por más que estés convencido de tu producto, al final del día la gente opta por otras aerolíneas también buenas. Ningún producto de lujo hoy en Argentina podría venderse al precio que querría seguramente porque no tendría mercado.

¿Qué respuesta logran en Argentina?

F.J.:
Argentina tiene alto nivel de ocupación y contribuye mucho más a la ruta que lo que contribuye Río de Janeiro en este momento. Sucede por dos razones. Primero, Río no es San Pablo, es una ciudad más receptora de turismo que emisora. Y segundo, al argentino le gusta viajar. Además, Dubái dejó de ser un destino exótico. En 7 años de operación transportamos 500 mil pasajeros a Dubái desde Buenos Aires. Al principio era mayoría la gente que luego seguía hacia Hong Kong, Asia, Lejano Oriente, Egipto. Ahora hay gente que elige Dubái como destino final. 

¿Cómo los afectó la devaluación del peso?

F.J.:
Somos jugadores globales y miramos a largo plazo, si bien no estamos ajenos al hoy, vemos una baja de demanda como pasó con todos los consumos. Pero seguimos asegurando servicio y calidad para que el pasajero vea que no bajamos ningún estándar.
Jorge Velázquez

Dejá tu comentario