12 de enero 2018 - 23:02

Lo que se dice en las mesas

• Comenzaron las apuestas sobre el próximo “super-martes” de Lebac. • Buen debut de las “Leliq” con muchos voyeurs. • Tiemblan empleados públicos, llegó la guadaña Ibarra. • Luisito emulando a Herminio plantea interrogantes. • Mala nota brasileña. China desmiente. La Fed asiste al Tesoro.

Andrés Ibarra y Luis Barrionuevo.
Andrés Ibarra y Luis Barrionuevo.
Un mercado aún sacudido por las idas y vueltas del equipo económico y su cruzada contra los "infieles" del BCRA tuvo cierto respiro tras la prudente baja de la tasa de interés de referencia. Aunque aún no se entiende porqué no aprovecharon para clarificar objetivos de inflación núcleo y la general. En las mesas las apuestas de los operadores comenzaron con miras al próximo martes cuando vencen casi $400.000 millones. Para los grandes operadores no habrá sorpresas. Habrá un recorte de los rendimientos acorde con lo que vino ocurriendo en el mercado secundario de Lebac. Ayer las tasas cortas se mantuvieron en 27,2% y las largas en 25,5%. "No esperamos nada muy diferente el martes", señalaba un economista con llegada al gobierno que compartía un almuerzo de camaradería con un director del BCRA que descontaba una baja de las tasas de más de 100 puntos con respecto de la última licitación. "Aquellos que convocaron a dolarizarse y dieron por muerto al "carry trade", ahora hacen a lo Basile: silencio stampa", ironizaba un hombre cercano a la Rosada. El BCRA operó poco, unos $1.500 millones a esas tasas.

Como preludio del supermartes, ayer debutaron las "Leliq", las nuevas letras que emite el BCRA exclusivas para los bancos. "Hubo mucho voyeurismo", comentó en un after un hombre del ente monetario que buscaba alivio al infierno del microcentro en un after. "Es que como en todo nuevo instrumento hubo bancos que prefirieron mirar y ver qué pasa antes de entrar", explicó. Ayer en el debut se operaron $4.000 millones. No hubo contratiempos a pesar de la nueva operatoria que rueda en el Siopel-MAE. La tasa fue 27,25%, similar al pase pasivo. Ahora están en manos de los bancos habrá que ver cómo evoluciona la liquidez y a qué tasas negocian. Pero es otro canal donde estacionar liquidez excedente en momentos en que el sistema no tiene aún claro cómo vendrá el 2018 en términos de expansión del crédito privado.

Zafarrancho de combate en varios ministerios y dependencias. Desde ayer comenzaron a trascender las listas de empleados cesantes. La mayoría, por no decir todos, bajo esquema de contratos desde hace más de una década incluso algunos más de 15 años, fueron notificados que se les interrumpía la relación contractual por lo que además de perder el empleo no recibirían indemnización alguna (solo un iluso soslayaría la andanada de juicios laborales que vendrán, pero claro quizás especulan con que otra administración se hará cargo). Lo cierto es que desde la cartera ibarrista comenzó el guadañazo que tiene muchas víctimas profesionalmente reconocidas y a cargo de áreas claves.

El efecto Barrionuevo inquieta al mercado, no solo por las reminiscencias al cajón ochentoso de Herminio Iglesias, sino por la lectura política de semejante exhabrupto lanzado recientemente sobre las consecuencias de atacar al sindicalismo para los Gobierno de Alfonsín y De la Rua. "Que se haya inmolado a lo Herminio, no será gratis", decía un banquero noventista. El Pac-man de Macri sigue a todo vapor y en el PJ se van acomodando a lo que viene. Por lo pronto el gran Monzó cerró el paquete de la comisión clave de los DNU en el Congreso.

Ya habían cerrado los mercados cuando llegó la noticia que Standard & Poor's le rebajó un escalón la nota de Brasil, de "BB" a "BB-", con una "perspectiva estable", debido al retraso en la aprobación del ajuste fiscal y de la reforma de las pensiones. Para tener en cuenta, sobre todo, los que auguran que ¡Argentina va al investment grade! S&P alegó como "una de las principales debilidades" el retraso en la aprobación del ajuste fiscal que permita acabar con el crónico y abultado déficit en las cuentas públicas. Por su parte China salió al cruce de versiones de que dejaría de comprar deuda de EE.UU. (lo que impactó en el dólar) afirmando que eran "fake news". Por lo pronto, a lo Sturzenegger, la Fed le transfirió al Tesoro de EE.UU. más de u$s80.000 millones en concepto de transferencia de utilidades. En todos lados se cuecen habas.

Dejá tu comentario