15 de junio 2018 - 13:14

Macri: beneficios y costos del aborto

El Presidente se mostró cauto ante el avance de la ley. Logró oxígeno político pero la corrida del dólar no da tregua. Dujovne, también en la mira,

Macri: beneficios y costos del aborto
En Presidencia reinó ayer un sabor agridulce. El inicio del Mundial como pararrayos económico y la aprobación de la ley de aborto en Diputados oxigenaron al Gobierno nacional. La nueva disparada del dólar no sólo eyectó a Federico Sturzenegger de la conducción del Banco Central: si el escenario no se modifica el próximo fusible será Nicolás Dujovne.

Mauricio Macri fue prudente a la hora de evaluar la sanción de la Cámara baja a la iniciativa que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo. Desde Corrientes emitió un escueto mensaje donde recordó que "este debate continúa". El Poder Ejecutivo intentó así no repeler a su propio electorado pero captar a la vez el voto femenino y a sectores más "progresistas" que desbordaron la Plaza de los Dos Congresos en la madrugada de ayer. El Jefe de Estado intentó ubicarse de los dos lados del mostrador: evitó un festejo explícito ante el avance del proyecto que ahora pasa al Senado, pero a la vez valoró el debate parlamentario y el funcionamiento del Poder Legislativo.

Apenas cuatro horas más tarde, y en medio del debut mundialista Rusia-Arabia Saudita, el oficialismo se enfrentaba a una nueva corrida cambiaria con una depreciación del peso del 6,40% en la jornada. Ni el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ni la entronización de Dujovne como ministro coordinador, ni la super tasa del 40% fijada por el Central descomprimieron la crisis financiera. "El mercado todavía no nos cree y sigue desconfiado ante la política económica", se sinceró ayer ante Ámbito Financiero un funcionario con despacho en Casa Rosada. En el Ejecutivo entró nuevamente en revisión la posibilidad de concentrar la política económica en menos ministerios y hasta se cuestionó el rol de Dujovne ante la falta de resultados del acuerdo suscripto con el Fondo Monetario Internacional.

Macri acertó con la plataforma política que presentó el 1 de marzo en el Congreso, incluida la despenalización del aborto, como agenda alternativa al ajuste económico. Pero mientras no logre estabilizar al dólar, el rédito será acotado. "Hemos podido dirimir nuestras diferencias con respeto, con tolerancia y escuchando al otro; entendiendo que el diálogo es el camino que va a fortalecer nuestro futuro. Así que mis felicitaciones para todos, sabiendo que este debate continúa ahora en el Senado", señaló el Presidente en un intento por dejar abierto el futuro de la aprobación de la ley.

El Gobierno nacional logró exponer las contradicciones del peronismo, incluido el kirchnerismo, en el debate por el aborto. Cristina de Kirchner nunca impulsó el debate en ocho años al frente de la Presidencia, pero ayer, ante la manifestación de apoyo popular, se apuró en adelantar su voto a favor. Lo mismo hizo el jefe de los senadores peronistas, Miguel Pichetto, quien inició un delicado sendero de coincidencias legislativas con la expresidente. Sin embargo, Macri deberá hacer equilibrio frente al núcleo duro de votantes del PRO que, de acuerdo con las encuestas, rechazan la interrupción voluntaria del embarazo. Esa contradicción quedó expuesta dentro del Gabinete y aleja más al primer mandatario del Vaticano. Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal rechazaban la ley. La gobernadora se entrevistó en persona la semana pasada en Roma con el papa Francisco. El jefe de Gobierno porteño está en la misma sintonía que su socia política.

Pero en Casa Rosada consideran que el rechazo manifiesto de Macri y de Gabriela Michetti al aborto los cubre electoralmente ante el sector de la opinión pública "pro vida". Elisa Carrió no considera lo mismo. Ayer en el recinto amenazó a los gritos a sus compañeros de bloque con romper Cambiemos.

Dejá tu comentario