Mañana cierra San Sebastián sin sorpresas en competencia

Edición Impresa

San Sebastián - Preciosa, sencilla, de vestido negro levemente acampanado, Natalia Oreiro presentó en Horizontes Latinos la nueva película de Adrián Caetano, «Francia», que coprotagoniza con Milagros Caetano, hija del director, y Lautaro Delgado. Una obra que parece livianita, casi como apuntes de la vida cotidiana de una nena con sus padres separados que viven juntos por falta de plata, y en donde Daniel Valenzuela es un psicólogo de hospital con dos fotos en su gabinete: Freud y Perón, un solo corazón. Una obra que, así aparentemente livianita, termina emocionando.

Oreiro se luce sobre todo en dos escenas, una de parto y otra de embriaguez, y se lució también ante el público. No la conocen de la televisión pero igual todos se quieren sacar fotos con ella. «Francia», «La invención de la carne», de Santiago Loza (Umbra Colombo como una mujer que presta su cuerpo a observaciones médicas), y «El último verano de la Boyita», de

Julia Solomonoff, son los candidatos argentinos de Hori

También están las coproducciones con la Argentina de Colombia («Los viajes del viento») y México («Marea de arena»), y una competencia brava, encabezada por las uruguayas «El cuarto de Leo», que protagoniza el argentino Martín Rodríguez (hasta ahora sólo visto en cortos de estudiantes) y «Gigante», dirigida por el argentino Adrián Biniez, que ya ganó lo suyo en Berlín.

Más triunfos orientales. Dos comedias uruguayas a medio hacer ganaron los premios mayores de Cine en Construcción: «La vida útil», de Federico Veiroj, y «Norberto apenas tarde», de Daniel Hendler, las dos sobre tipos grandes que por razones laborales se ven obligados a cambiar de vida. Tercer premio, «Rompecabezas», de Natalia Smirnoff, Argentina, sobre una señora de su casa (María Onetto) que descubre su habilidad para hacer puzzles y forma pareja con un millonario. Fuera quedaron las candidatas de México, Chile y Costa Rica.

En cuanto a la competencia oficial, ayer se presentaron dos estudios de soledades: «La mujer sin piano», de Javier Rebollo, minimalismo formal siguiendo a una señora común a lo largo de un día, y la más apreciable «10 to 11», de la turca Pelin Esmer, sobre un coleccionista que debe enfrentar cambios edilicios, y un conserje. Hoy terminan el desfile «Vengo de Busan», de Yeong-do Da-ri, Corea, madre adolescente que deja al niño en adopción y se arrepiente, y «Los condenados», de Isaki Lacuesta, España, sobre ex guerrilleros argentinos que acaso enfrenten el arrepentimiento. Cabe esperar que el jurado no se arrepienta mañana, cuando decida cuál de las 15 candidatas se queda con la Concha de Oro. La favorita del público sigue siendo «El secreto de sus ojos», pero con los jurados nunca se sabe.

Se juega también su suerte «77 Doronship», de Pablo Agüero, en la sección más que difícil de Nuevos Directores, donde por ahora va punteando el kurdo «Min Dit/ The Children of Diyarbakir», esa de los niños que quedan huérfanos, maduran en la calle y de algún modo logran vengarse del asesino de sus padres.

A propósito de pérdidas familiares violentas y arreglo de cuentas, he aquí la película que muchos esperan. Un hombre llega a Hong Kong para vengar la muerte de su hija y parientes políticos. Ese hombre es un cocinero francés. Veinte años atrás, era un killer. Intérprete, el viejo rockero Johnny Hallyday. Título, «Venganza», derecho viejo. Autor, el maestro del entretenimiento Johnnie To, que estará hoy en la sala.

A señalar, entretanto, un buen reclamo hacia Europa: «El día que Dios se fue de viaje», de Philippe van Leeuw. Cuando empieza la masacre de Ruanda (la misma cuyos efectos documenta Vanessa Ragone en «Los 100 días que no conmovieron al mundo»), una familia belga se manda mudar, abandonando a la niñera negra, cuyos hijos, entretanto, son asesinados. Ella, educada en normas europeas, sobrevive en la selva.

Alerta: por segundo año consecutivo, no hay ningún corto nacional en la competencia internacional de Escuelas de Cine, y eso suena como una advertencia a las nuevas generaciones. No siempre San Sebastián se llenará de argentinos.

Dejá tu comentario