5 de mayo 2011 - 00:00

Más dudas: Obama impide conocer fotos del cadáver de Bin Laden

Desde la muerte de Osama bin Laden, Jay Carney, vocero de la Casa Blanca, tiene la responsabilidad cotidiana de explicar las marchas y contramarchas de la versión oficial
Desde la muerte de Osama bin Laden, Jay Carney, vocero de la Casa Blanca, tiene la responsabilidad cotidiana de explicar las marchas y contramarchas de la versión oficial
Washington - Barack Obama decidió no permitir la divulgación de las fotos del cadáver de Osama bin Laden, a la vez que surgieron nuevas contradicciones a la versión inicial, lo que arroja más sombras sobre el impactante logro conseguido al dar muerte el domingo al jefe de Al Qaeda.

«Creo que dada la naturaleza gráfica de estas fotografías, crearía un riesgo para la seguridad nacional»
, dijo el propio Obama al programa 60 Minutes de la cadena CBS.

«Es importante para nosotros asegurarnos de que fotos muy gráficas de alguien que recibió un disparo en la cabeza no estén por ahí como una incitación a más violencia, como una herramienta de propaganda», añadió el mandatario.

Al decidir no hacer públicas las imágenes del cuerpo, Obama resistió los argumentos de que divulgarlas convencería a los escépticos que afirman que no hay pruebas de que Bin Laden está muerto. «No hay dudas de que matamos a Osama bin Laden. Por tanto, no creemos que una fotografía haga la diferencia. Habrá algunas personas que lo nieguen. El hecho es que no verán a Bin Laden caminando en esta Tierra de nuevo», dijo el mandatario.

El vocero de Obama, Jay Carney, que fue quien hizo el anuncio de que no se verían las fotos, explicó que el mandatario discutió el asunto con el secretario de Defensa, Robert Gates; con la canciller, Hillary Clinton, y funcionarios de Inteligencia. Carney informó que Bin Laden recibió un disparo por encima del cuello.

La decisión contradijo a la figura ascendente del Gobierno, Leon Panetta, actual jefe de la CIA y futuro titular del Pentágono desde julio. Éste había afirmado a la cadena NBC que una imagen sería publicada «en última instancia».

El funcionario resultó además desmentido en su versión de que la pista que condujo a Bin Laden fue obtenida por torturas (ver aparte).

Por su parte, el fiscal general, Eric Holder, dijo además en el Senado que «probablemente» saldrán nuevos nombres que se añadirán a la lista negra antiterrorista de Estados Unidos.

En lo que respecta a los detalles de la muerte del líder de Al Qaeda, las revelaciones se van realizando con cuentagotas.

Testimonio

Una hija de Osama bin Laden de 12 años, actualmente detenida en Pakistán junto con otros niños y una esposa de su padre, vio cómo los soldados estadounidenses mataban al líder de Al Qaeda, dijeron fuentes de los servicios secretos paquistaníes (ISI) (ver aparte).

El propio Bin Laden estaba desarmado cuando lo mataron, tal como reconoció el martes la Casa Blanca, y «no tenía ningún comando que pudiera defenderlo», afirmaron fuentes policiales en Abotabad.

Por su parte, unos 70 abogados de Abotabad manifestaron el miércoles contra la operación, que consideran como una violación de la soberanía de Pakistán. Sin embargo, el fiscal Holder aseguró que la operación fue «completamente legal» y un «acto de legítima defensa nacional».

«¿Se debía actuar bajo el principio de que (Bin Laden) era una bomba ambulante?», preguntó el senador Lindsey Graham, a lo que Holder respondió: «Exactamente».

La línea de Holder es que fue legal atacar a bin Laden debido a que él era el comandante enemigo en el lugar y la operación fue conducida de una forma en la que fue consistente con las leyes y valores estadounidenses.

«Si se hubiera rendido o intentado rendirse, creo que obviamente habríamos aceptado eso, pero no hubo indicios de que hubiera intentado hacerlo y su muerte posterior fue apropiada», agregó.

Según un responsable estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, la administración no se arrepiente de haber difundido rápidamente las informaciones pese a que luego tuvo que corregirlas, lo que incluye la especie inicial de que había sido matado uno de los hijos de Bin Laden.

«¿Quieren informaciones? ¿O las quieren más rápidamente? Estas cosas siempre son revisadas», afirmó y destacó la «buena fe» del Gobierno.

En tanto, fotografías adquiridas por la agencia Reuters y tomadas cerca de una hora después del asalto al complejo de Bin Laden en Abotabad, Pakistán, muestran a tres hombres muertos tirados sobre charcos de sangre, pero sin armas.

Las fotos, tomadas por un funcionario de seguridad paquistaní que ingresó al complejo luego de la redada en la madrugada del lunes, muestran a dos hombres usando ropa tradicional paquistaní y a otro en remera, con sangre saliendo de sus orejas, narices y bocas.

La primera imagen fue tomada a las 2.30 del lunes, aproximadamente una hora después de que se completara la redada. Otras fotos, tomadas horas después, entre las 5.21 y 6.43, muestran el exterior del recinto, sembrado de basura y restos del helicóptero de Estados Unidos abandonado. La agencia Reuters afirmó haber hecho pruebas técnicas que comprobarían la veracidad de las imágenes.

Agencias AFP, EFE, ANSA, Reuters, DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario