Más peleas complican la Cumbre de Cambio Climático

Edición Impresa

Copenhague - La Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático quedó ayer bloqueada después de que las negociaciones alcanzaran un punto muerto y que miles de personas acreditadas se quedaran fuera del recinto de la conferencia a causa de gruesas fallas de organización.

Los países africanos, respaldados por las otras naciones en vías de desarrollo y China, bloquearon durante varias horas la negociación por considerar que los países ricos están desentendiéndose del Protocolo de Kioto (ver aparte).

Unico instrumento internacional actualmente existente para luchar contra el calentamiento global, Kioto impone obligaciones a las naciones industrializadas al tiempo que protege a los países en vías de desarrollo. Tras recibir garantías de que una parte de la negociación se dedicaría exclusivamente a ese pacto, los países africanos volvieron a la sesión plenaria.

Por su parte, China rechazó toda responsabilidad si la Cumbre termina con un fracaso. «Sé que algunos dirán que es culpa de China si no hay acuerdo. Es una trampa de los países desarrollados. Que asuman sus propias posiciones sin utilizar a China como pretexto», afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores, He Yafei.

La primera fase de objetivos del Protocolo de Kioto expira a finales de 2012 y la cumbre de Copenhague tiene como misión intensificar la acción internacional para después de esa fecha.

Diferencias

Los países en desarrollo defienden el mantenimiento de este tratado, con una segunda fase de compromisos a partir de enero de 2013, pero algunos países ricos prefieren elaborar un acuerdo totalmente nuevo, con bases diferentes.

Estados Unidos, que nunca ratificó Kioto, considera que el Protocolo es injusto porque no impone obligaciones a las grandes potencias en desarrollo, como China, India y Brasil, responsables de una gran parte de las emisiones de CO2 mundiales.

Cerca de 120 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el estadounidense Barack Obama, participarán en la reunión el jueves y el viernes. «El presidente está comprometido en buscar un acuerdo que requiere que los países den pasos significativos», indicó el portavoz de Obama, Robert Gibbs.

«No hemos venido a Copenhague a desperdiciar esta oportunidad, no vinimos por un fracaso sino por un éxito, no aceptamos ir hacia atrás, queremos ir adelante», afirmó la jefa de Gabinete de Brasil, Dilma Rousseff, junto a los jefes de delegaciones de China e India.

«Ha llegado el momento de que los países desarrollados establezcan objetivos ambiciosos, vinculantes y comparables entre sí y proporcionen la financiación necesaria para que los países en vías de desarrollo puedan hacer más», afirmó.

Paralelamente, la cumbre de la ONU se vio colapsada, a escala organizativa, desde las primeras horas de ayer, tras la avalancha de nuevos asistentes que supuso la llegada de unos cincuenta ministros de Medio Ambiente. La organización comunicó que se acreditaron más de 43.000 personas para la Cumbre, casi el doble de las que se habían registrado la semana pasada.

Agencias EFE, AFP y ANSA

Dejá tu comentario