Merkel promete ayuda, pero con más ajuste

Edición Impresa

La canciller Angela Merkel volvió a asegurar ayer que Alemania, la primera economía europea, mantendrá su compromiso y hará todo lo necesario por defender y garantizar la estabilidad del euro.

Tras participar en un encuentro en Berlín con los representantes de numerosas organizaciones económicas internacionales, la jefa de Gobierno enfatizó que cada uno de los países de la eurozona, y por supuesto Alemania, tiene que responder «si la estabilidad del euro está en peligro».

La líder democristiana repite una y otra vez que Alemania está dispuesta a aceptar el pedido de ayuda financiera que ha realizado Atenas siempre que ese país presente a la Comisión Europea y al FMI un «programa sustentable y bien preparado» para los próximos años.

Merkel se reunió ayer en Berlín con el titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn, para definir las condiciones que tendría un megapaquete de ayuda. Sin embargo, durante la jornada hubo más versiones que datos concretos respecto de la forma en que se instrumentaría el rescate.

El país heleno tiene que llevar a cabo reformas a largo plazo más estrictas, insiste la canciller.

Haciendo referencia a la dudosa solvencia de Grecia, España y Portugal, Merkel pidió paciencia y recalcó que «ahora hay que intentar llevar a cabo las estrategias de escape lo más razonablemente posible para que los grandes déficits estatales, independientemente de dónde se produzcan, no se conviertan en puntos para la especulación a largo plazo».

Por su parte, el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, restó importancia a la rebaja de la calificación de la deuda de España y Portugal y dijo que las agencias de calificación de riesgo no siempre aciertan.

«La agencias de rating no siempre aciertan. La gente les cree y por eso tienen influencia a corto plazo, pero a largo plazo lo que predominan son otros factores», aseguró el titular del Fondo.

Dejá tu comentario