Michetti de cacería penal tras dos juegos de tazas del Senado que se vendían online

Edición Impresa

• TAMBIÉN SE DESCUBRIERON NUEVOS CASOS DE PLURIEMPLEO.
• PENAS MUY LEVES.
La vicepresidente dio un poder especial a los abogados de la Cámara alta para denunciar en la Justicia federal al usuario “MARIA882011”, de Mercado Libre.

La vicepresidente, Gabriela Michetti, salió a la caza de dos tazas del Senado que aparecieron en venta en el sitio online Mercado Libre, y firmó un poder especial a los abogados de la Cámara alta para realizar una denuncia que quedó radicada en el juzgado de primera instancia en lo criminal y correccional federal número 12.

En los considerandos del decreto presidencial 292/18 que firmó Michetti el 31 de agosto pasado se explica que "con fecha 23 de abril de 2018, se efectuó la pertinente denuncia contra el usuario de Mercado Libre 'MARIA882011', el cual ofrecía a la venta en dicha plataforma online dos juegos de tazas pertenecientes al Honorable Senado de la Nación".

Tras ratificar la posibilidad de cualquier damnificado de constituirse en parte querellante, y que la Cámara alta cuenta con legitimación activa para ser parte de la causa en cuestión, se consignó por intermedio de la Escribanía General de Gobierno de la Nación a otorgar un poder especial para litigar en la Justicia.

El artículo 1 del decreto otorga ese poder especial "a favor de los doctores Juan Carlos Salerni y María Antonela Racciatti para que, en forma alternada y/o conjunta, asuman el rol de querellante" en la causa que se tramita en el juzgado federal.

Por otra parte, la presidencia del Senado faculta "a la Dirección General de Asuntos Jurídicos a realizar, ante la Escribanía General del Gobierno de la Nación, las diligencias necesarias" para el otorgamiento del poder especial.

Lo que resulta curioso de todo este embrollo -si alguien se robó esos juegos de tazas, es más que correcto que sea denunciado e investigado- es que, al menos en el ingreso principal de la Cámara alta -es decir, la entrada al Palacio Legislativo por la calle Hipólito Yrigoyen, entre Combate de los Pozos y Entre Ríos-, desde hace unos meses apareció una vitrina con tazas, platos y otros elementos de exposición del estilo "recuerdos del Senado", aunque no hay una decisión en cuanto a una futura venta de los mismos. "Espero que no haya sido por competencia desleal", ironizó un histórico operador del Congreso a Ámbito Financiero al enterarse de la causa judicial.

Pluriempleo

En los últimos días, la secretaría administrativa del Senado, que comanda Helio Rebot, informó dos casos nuevos de pluriempleo en dos agentes de la cámara alta. Ambos recibieron penas muy leves tras ser encontrados culpables.

Las dos resoluciones son del 4 de septiembre pasado e involucran a los agentes Humberto Armando Dlugokinski y Diego Alberto Cores. El primero ingresó el 1 de abril de 2015 a la Cámara alta y se comprobó que desde esa fecha tuvo una "conducta disvaliosa" por haber incurrido "en la situación de incompatibilidad" desde esa fecha hasta julio de 2017, "período en el que laboró tanto en este Honorable Senado como así también en el Ministerio de Coordinación General de Gabinete de la provincia de Misiones".

De acuerdo a las sanciones de la ley de personal del Congreso, la secretaría administrativa penalizó a Dlugokinski por tres días, "sin prestación de servicios ni percepción de haberes". Misma situación se dio con el agente Cores, aunque por otros considerandos.

Cores prestó servicios en Campari Argentina S.A. desde el 1 de abril de 2010 hasta el 22 de agosto de 2016. En el Senado ingresó el 1 de junio de 2015, por lo que incurrió en incompatibilidad horaria por poco más de un año.

En su primer descargo, el empleado reconoció la coexistencia de ambos trabajos. Luego aclaró que Recursos Humanos de Campari Argentina S.A. "desconocía el acuerdo al que había llegado con su superior para laborar en el horario de 16.30 a 20.30". La pena también se dio por el incumplimiento a la hora de "informar tal situación en la Declaración Jurada de Cargos y Actividades".

Dejá tu comentario