Modesta Noche Buena

Edición Impresa

Hoy a las 12 de la noche los cristianos celebramos el nacimiento de alguien que fue parido en un pesebre, mientras sus padres huían para que no fuera asesinado, en una de las regiones más pobres y caóticas del mundo. Si esa no es una advertencia para no ser obnubilados por el brillo de las formas, no sabemos qué lo es. Comentamos ayer como, quien consideramos ser el mejor comunicador bursátil de nuestro medio -no por su contenido, sino por las formas y el alcance popular que ha logrado-, había desnaturalizado días atrás la fórmula que habría dado Muhammad ibn Mūsā al-Khwārizmī respecto al valor de las personas, con la absoluta impunidad que le dan su “lograda imagen y verba”. Esto nos sorprende -en realidad no tanto- porque para alguien cuyo metier son los números y las finanzas, diríamos que falsear cualquier fórmula de valor es algo imperdonable. En finanzas los “track récords” (antecedentes) no suelen ser buenos indicadores sobre el futuro; aun así basta ver la insistencia de nuestro amigo durante 2018 y 2019 para que su audiencia “compre argentina” y su mutismo durante este año -lo que hubiera sido ruinoso para cualquiera que lo siguiese- para ver como la “popularidad” poco y nada tienen que ver con el acierto de lo que se dice. Claro que esto está lejos de ser el único caso. Es cierto que, de 1985 hasta octubre de 2008, Warren Buffet, un icono de la inversión para muchos de los gurúes, asesores e inversores locales superó a través de su nave insignia Berkshire Hathaway, de manera consistente y significativa el retorno del S&P 500 (dejamos de lado los análisis que demuestran que esto fue una mezcla de casualidad y medios no del todo “sanctos”). Pero de entonces al cierre de ayer (cuando entró en lo que alguien podría definir como un movimiento lateral), registra una pérdida de 20% respecto al índice mayor del mercado norteamericano. ¿Lastimó esto el prestigio del “Sage of Omaha”? No, entre sus seguidores, que en todo caso la evidencia anecdótica apunta a que los hizo más fanáticos. Nuestro regalo de Navidad para usted, amigo lector, es entonces un deseo de más escepticismo ante los que intentan venderle mercado, que en definitiva no es más que un deseo de más libertad intelectual y de la otra. ¡Muy Feliz Noche Buena y Navidad! La rueda de ayer vio al S&P Merval sumar 1,43% a 84.850,31 puntos, con un negociado en acciones de $712 millones, (repartidos entre 42 alzas, 8 sociedades sin cambio y 14 en baja) 40% abajo del diario del año, en tanto los ADR sumaron en promedio 2,04%

Dejá tu comentario